temas legales economia si soy aval puedo pedir un prestamo

Consejos legales para avalar un préstamo lo esencial en economía

Cuando una persona te solicita que le otorgues un aval suele ser debido a que la entidad financiera no considera suficientes las garantías presentadas para aprobar la petición. De acuerdo a la definición del Banco de España, un aval es un acuerdo en el cual una persona, ya sea física o jurídica, se compromete a garantizar o respaldar el cumplimiento de obligaciones, asumiendo la responsabilidad de pagar una deuda de otra en caso de que esta última no lo haga. A continuación, descubrirás en este artículo cuáles son tus obligaciones y cómo esto puede afectar a tu solvencia crediticia.

Aprende todo sobre el respaldo de un préstamo

Ser avalista en un préstamo implica comprometerse con la deuda de la persona avalada en caso de que ésta no pueda hacerse cargo de ella. El avalista asume la responsabilidad de abonar la deuda en las condiciones acordadas en el contrato. Esto significa que, en caso de que el deudor inicial no cumpla con su obligación, será el avalista quien tendrá que responder y cubrir el pago del préstamo.

Cuando se concede un préstamo, es necesario contar con garantías para asegurar la devolución del dinero prestado y sus intereses. La entidad financiera necesita tener confianza en que podrá recuperar el dinero prestado, por lo que es común que se soliciten avales para respaldar al solicitante. En estos casos, el avalista debe demostrar tener la misma capacidad económica y patrimonial que el deudor para poder cumplir con su responsabilidad en caso de ser necesario.

Requisitos para ser fiador de un préstamo

Requisitos para avalar un préstamo

Al solicitar un préstamo, ya sea personal o hipotecario, es común que se requiera un avalista que respalde la capacidad de pago del deudor. Esto implica que el avalista debe cumplir con ciertos requisitos, los cuales revisaremos a continuación.



¿Qué implica ser avalista?

Aceptando ser avalista, se adquiere una importante responsabilidad que vincula al avalista, al deudor y a la entidad bancaria durante toda la duración del préstamo. Esto puede tener repercusiones significativas, por lo tanto, es crucial que el avalista tenga claro cuáles son las condiciones del préstamo y si está dispuesto a asumirlas en caso de ser necesario.



Limitaciones al ser avalista

Aunque es posible solicitar un préstamo siendo avalista, esta condición puede reducir las opciones de acceso a la financiación. La entidad bancaria considerará el acto de avalar como un riesgo adicional de impago en el estudio previo, lo que puede influir en la aprobación del préstamo.

Poderes del receptor o garantizado

Diferentes tipos de avales

Existen varios tipos de avales que pueden ser requeridos en una obligación financiera. Dependiendo de la naturaleza de la obligación, el beneficiario tendrá distintos derechos y obligaciones.

Aval simple vs aval solidario

En primera instancia, se debe considerar si el aval es simple o solidario. En el caso de un aval simple, el beneficiario debe dirigirse primero al avalado para exigir el cumplimiento de la obligación. Solo si el avalado no cumple, entonces se puede reclamar al avalista.

En cambio, en el caso de un aval solidario, el beneficiario puede exigir indistintamente tanto al avalado como al avalista.

Aval independiente y compromiso de pago

Otro tipo de aval es el independiente, en el cual el avalista no puede requerir al beneficiario que reclame al avalado primero. Además, si el beneficiario exige el cumplimiento de la obligación, el avalista debe demostrar que el avalado ya la ha cumplido.

Naturaleza de la obligación garantizada

La naturaleza de la obligación también puede determinar el tipo de aval requerido. Según el Banco de España, el aval puede ser técnico o económico. En el primer caso, el avalista se compromete a que el avalado cumpla ciertas obligaciones más allá de simplemente entregar una cantidad de dinero al beneficiario.

Responsabilidades legales del avalista en un préstamo pueden ser sujetos a embargo

¿Qué pasa si soy aval de un crédito y el deudor principal incumple?

A menudo, las personas que avalan un crédito se preguntan qué sucede si el deudor no paga y comienzan a sufrir el acoso de los cobradores. La respuesta legal es que sí pueden embargarte, ya que como aval, eres responsable legalmente de la deuda.

Si el deudor se niega a pagar y tú tampoco tienes la capacidad económica para hacerlo, el prestamista puede tomar medidas legales para recuperar su dinero, una vez que hayan agotado todas las opciones de conciliación tanto contigo como con el deudor. Esto puede incluir la posibilidad de embargar tus bienes mediante el proceso de...

La responsabilidad de responder por el avalado en caso de impago

Avalar, en términos financieros, implica asumir el pago de una deuda en caso de que la persona avalada no pueda hacerlo. Es importante tener en cuenta que, al avalar un préstamo, adquirimos la responsabilidad de pagar la deuda si el avalado no puede o no quiere hacerlo.

Es común escuchar la expresión "avalista de nómina" debido a que los bancos suelen solicitar las últimas nóminas del avalista. Sin embargo, esto no significa que el avalista sea solamente responsable con su nómina. Es decir, no existe literalmente un "avalista de nómina", ya que no se avala solo con este documento.

Compartes las responsabilidades de pago con el prestatario principal

Los avales en préstamos suelen tener una responsabilidad solidaria, lo que implica que el avalista se compromete a cumplir con las mismas obligaciones que el titular del préstamo en caso de que este no pueda hacer frente al pago. Ser solidario en un aval significa que no podremos solicitar al banco que primero reclame al titular de la deuda antes de exigirnos a nosotros.

Es importante tener en cuenta que el avalista es igualmente responsable de la deuda, independientemente de que no sea el titular del préstamo. En caso de que el titular no pueda cumplir con los pagos, el avalista deberá asumir esa responsabilidad de manera inmediata.

Por lo tanto, antes de aceptar ser avalista en un préstamo es necesario evaluar cuidadosamente las posibles consecuencias. Ser solidario en un aval puede conllevar el asumir una deuda que no es propia y que puede afectar gravemente a la economía y solvencia del avalista.

Además, es importante tener en cuenta que en ocasiones el banco puede exigir que el avalista demuestre su capacidad financiera antes de otorgar el aval. Es necesario analizar detenidamente si se cuenta con los recursos suficientes para asumir esa responsabilidad adicional. En caso de no ser así, es recomendable negarse a ser avalista en el préstamo, ya que se corre el riesgo de poner en peligro nuestra situación económica y financiera.

El aval se hereda

En el caso de un infortunio y el fallecimiento del avalista, el aval no se cancela, sino que se traspasa a sus herederos. Es importante tener presente que al decidir avalar a alguien, esto no solo impacta en ti, sino que también puede llegar a impactar en tus descendientes.

Ramificaciones para el fiador en caso de falta de pago

A la hora de firmar como avalista, es importante tener en cuenta las consecuencias de esta acción, así como los posibles riesgos que conlleva.El Banco de España (BdE) aclara que estos riesgos dependerán de las características del aval prestado y de las probabilidades de incumplimiento por parte del avalado. Por lo tanto, es fundamental considerar la duración del aval, ya que normalmente no se cancelará o extinguirá hasta que se cumpla la obligación garantizada o principal del avalado.

En términos generales, el aval prestado es solidario. Esto implica que el acreedor o beneficiario del aval podrá exigir el cumplimiento de la obligación tanto al avalado como al avalista por igual. Sin embargo, si el avalista termina cumpliendo con la obligación del avalado, tendrá derecho a exigirle el pago de lo cubierto por su parte, incluyendo intereses y gastos asociados.

Artículos relacionados