seguros vasectomia reversible seguridad social

Seguros de vasectomía reversible en la seguridad social todo lo que necesitas saber

Si os habéis decidido a no tener más descendencia y elegís un método de anticoncepción irreversible, el siguiente paso es decidir entre dos opciones: vasectomía o ligadura de trompas. Ambas cirugías ofrecen una efectividad cercana al 100% y no afectan la libido, excitación o capacidad de erección ya que las hormonas sexuales continúan siendo producidas de manera natural. La finalidad de ambas intervenciones es bloquear los conductos que permiten el paso de células reproductivas -óvulos o espermatozoides- al útero, evitando así una posible fertilización. No obstante, es esencial estar seguros de la decisión ya que la reversibilidad de ambas cirugías implicaría un procedimiento más complejo y no siempre garantiza un éxito total.

Cómo funciona

La vasectomía es una intervención quirúrgica que consiste en cortar los conductos deferentes de los dos testículos. Estos conductos son los encargados de llevar los espermatozoides desde los testículos hasta el exterior. De esta manera, se impide que los espermatozoides se mezclen con el líquido seminal durante la eyaculación y puedan fecundar un óvulo.

La vasectomía es un método anticonceptivo permanente que se realiza en hombres para evitar un embarazo no deseado. Es una cirugía sencilla y segura que se puede realizar en un consultorio o en el quirófano de un hospital.

Durante la vasectomía, el médico realizará una pequeña incisión en la piel del escroto para acceder a los conductos deferentes. Luego, los cortará y sellará, evitando así la salida de los espermatozoides. Este procedimiento suele durar entre 15 y 30 minutos y se realiza con anestesia local, por lo que el paciente no sentirá dolor.

Es importante destacar que la vasectomía no afecta la erección ni el desempeño sexual del hombre. Además, es un método anticonceptivo reversible en caso de que el paciente decida tener hijos en el futuro. En ese caso, existe la posibilidad de realizar una cirugía de reversión de la vasectomía o de recurrir a técnicas de reproducción asistida.

Aunque es irreversible, su efectividad como método anticonceptivo es muy alta y no interfiere con la vida sexual del hombre. Antes de tomar la decisión de someterse a una vasectomía, es importante consultar con un profesional de la salud y considerar todas las opciones disponibles.

Cómo te preparas

Al momento de seleccionar un médico, no temas cuestionar cuántas vasectomías ha revertido y qué técnicas ha empleado, así como la tasa de éxito en la concepción. Además, es importante indagar sobre los posibles riesgos y complicaciones del procedimiento.

Es esencial que estés informado acerca de las medidas que debes tomar antes de someterte a la cirugía. Tu médico seguramente te recomendará suspender el consumo de ciertos medicamentos, como anticoagulantes y analgésicos como aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros), debido al riesgo de hemorragias.

No olvides llevar ropa interior bien ajustada, como un suspensorio deportivo, para utilizar después de la cirugía. Esto proporcionará soporte al escroto y ayudará a mantener las vendas en su lugar.

Lo que puedes esperar

Una manera de revertir una vasectomía es a través de la reconexión de los conductos deferentes cortados, que son los encargados de transportar el esperma de los testículos. Durante el procedimiento, se vuelven a unir los extremos seccionados de estos conductos, y en algunos casos, pueden conectarse directamente al epidídimo, la zona del testículo donde el esperma madura.



Es común que los médicos realicen esta cirugía en un hospital o centro quirúrgico, generalmente en un ambiente ambulatorio que no requiere una noche de internación. Sin embargo, hay cirujanos que pueden llevar a cabo el procedimiento en una clínica. Es importante asegurarse de que el cirujano tenga la capacidad de realizar una reparación más compleja, conocida como vasoepididimostomía, en caso de ser necesaria en la clínica elegida.

Donde y cómo proceder con una vasectomía

La vasectomía es un procedimiento breve que se realiza en un centro hospitalario, sin necesidad de pasar la noche allí, y su duración oscila entre 15 y 20 minutos. Además, existen tanto opciones de vasectomía solicitables en servicios públicos de sanidad como en servicios privados.

Si optamos por el sistema público, es importante considerar que deberemos visitar previamente el médico de atención primaria, quien nos derivará a un especialista en urología, y después nos inscribiremos en una lista de espera para ser atendidos.

En el caso de elegir la sanidad privada, el costo puede variar entre 300 y 800 euros, dependiendo del tipo de vasectomía seleccionado, el centro médico donde se realice la operación, y la cobertura de nuestro seguro médico en cuanto a la intervención o parte de ella.

Precio

¿Deseas mejorar tu bienestar personal? ¿Requieres detalles sobre cierta patología? ¿Conoces los recursos médicos disponibles para ti?

Si buscas mejorar tu calidad de vida, aquí encontrarás útil información sobre cuidados personales, enfermedades y servicios sanitarios. ¿Te interesa cómo mantener una buena salud? ¿Quieres educarte sobre alguna enfermedad? ¿Conoces los servicios de atención médica disponibles?

Qué es la vasectomía

La vasectomía, una intervención quirúrgica que busca la esterilización definitiva del hombre como método anticonceptivo. Su popularidad en España es cada vez mayor, siendo el tercer método más utilizado tras el preservativo y la píldora, según datos de la Sociedad Española de Anticoncepción (SEC).

El proceso comienza con la producción de esperma en los testículos, el cual viaja a través de los conductos deferentes hasta mezclarse con otros fluidos y formar el semen. La vasectomía consiste en cortar o bloquear estos conductos, impidiendo así que el esperma se mezcle con el líquido eyaculado.

Ahora bien, con la vasectomía se puede evitar de manera permanente el riesgo de un embarazo no deseado. Este método es una opción segura y eficaz, y aunque no interfiere en el deseo sexual ni en la capacidad de erección, es importante recordar que no protege de enfermedades de transmisión sexual.

En caso de tener dudas o preguntas, siempre es recomendable consultar con un especialista para tomar la decisión adecuada.

Los efectos de una vasectomía Qué impacto tienen realmente

La vasectomía es una opción altamente efectiva para el control de natalidad, con una tasa de eficacia superior al 99%. A diferencia de otros métodos anticonceptivos, no altera las hormonas ni afecta el deseo sexual. Sin embargo, es importante tener en cuenta que se requiere un período de espera de al menos 3 meses después de la operación para confirmar su efectividad.

El especialista médico será el encargado de realizar pruebas para determinar si el semen está libre de espermatozoides y así asegurar la efectividad de la vasectomía. Mientras tanto, se recomienda el uso de otros métodos anticonceptivos para evitar un posible embarazo no deseado.

Recuperando la fertilidad Se puede deshacer una vasectomía por arrepentimiento

La reversión de la vasectomía: opciones para volver a tener hijos

Algunos hombres, con el paso de los años, pueden sentirse arrepentidos de haberse sometido a una vasectomía y deseen recuperar su capacidad de ser padres. Para ellos, existen diversas alternativas que pueden considerar.

En cualquier caso, es importante tener en cuenta que, a medida que pasa el tiempo, las posibilidades de éxito de estas cirugías disminuyen. Se estima que por cada año que transcurre, la probabilidad de lograr una fecundación se reduce en un 10%. Además, otros factores como la edad del paciente y su pareja también pueden influir en el resultado final.

La vasovasostomía, la opción más común

Entre los métodos para revertir una vasectomía, la vasovasostomía es la más habitual si no existen otras complicaciones, como conductos deferentes bloqueados. Esta cirugía es relativamente poco invasiva y se realiza bajo anestesia local, lo que la hace más segura y cómoda para el paciente. Además, presenta diversas ventajas, tales como:

  • Posibilidad de realizarla en la misma clínica donde se realizó la vasectomía inicial.
  • Baja probabilidad de complicaciones.
  • Recuperación rápida tras la intervención.

Artículos relacionados