recetas como cocinar edamame

Recetas fáciles para cocinar edamame descubre cómo preparar este delicioso alimento en casa

Un nuevo producto de Japón se está haciendo popular en nuestro país: el edamame. Desde que Mercadona lo incorporó a su gama de productos congelados, se ha convertido en el snack preferido de aquellos que siguen el movimiento "realfood", llegando a escasear en muchas tiendas. ¿A qué se debe este entusiasmo desenfrenado?

La manera más amable de la soja

Comparando el Edamame con las Habas y los Guisantes Tiernos

Pensamos en el Edamame como una versión fresca de las habas y los guisantes tiernos que podemos encontrar en temporada. Al igual que estos vegetales, la soja es una legumbre que crece en forma de habas tiernas antes de adquirir su forma seca y dura, similar a la de las alubias.



Un Alimento Presente en la Gastronomía Asiática

El Edamame es comúnmente asociado con la cocina japonesa, pero también es consumido en otras partes de Asia. Se cree que su consumo en estado inmaduro comenzó en China, aunque la primera mención escrita de esta delicia proviene de un manuscrito japonés del siglo XIII, en el cual un monje budista agradecía una donación de Edamame para su templo.



Edamame: Tanto un Plato como un Ingrediente

El término "Edamame" (枝, rama o tallo y 豆, haba) identifica más al plato preparado que al producto en sí, aunque generalmente se utiliza indistintamente para ambos. En la actualidad, es un ingrediente muy popular en Japón y se suele consumir como aperitivo, antes de una comida, acompañado de cerveza al estilo de nuestras tapas, o como parte de un menú con numerosos platillos pequeños.

El proceso de preparación y consumo del edamame

Preparar edamame en casa nunca había sido tan fácil. Se puede cocer en agua o al vapor, siendo el primer método más sencillo cuando se parte del producto congelado.

Solo es necesario poner abundante agua a calentar y añadir las vainas cuando esté hirviendo. El tiempo de cocción es corto, entre 3 y 5 minutos. Después, se escurren y se enfrían rápidamente con agua fría o hielo. Si ya está cocido, el proceso será aún más rápido, para asegurarse, es importante leer las indicaciones del paquete.

Hay diversas formas de servirlo: tanto directamente, templado o frío, como marinarlo con aderezos o salsas, o saltearlo. Para saltearlo, se recomienda que las vainas estén más al dente y pasarlas por la sartén, wok o plancha a fuego fuerte.

Qué es el edamame

El edamame es una forma de disfrutar de la soja antes de que madure completamente y se encuentra principalmente dentro de su vaina. A menudo se confunde con guisantes o habas, sin embargo, son plantas diferentes.

Aunque en el pasado era más común encontrar edamame como aperitivo en restaurantes japoneses, su popularidad ha aumentado gracias al movimiento de comida real y ahora se puede encontrar su versión congelada en supermercados. Puede ser consumido tanto crudo como cocinado, en vaina o pelado, e incluso incluido en otros platos ya preparados.

Lo típico es comerlo cocido al vapor o con sal, utilizando la vaina como un recipiente para saborear las especias. Sin embargo, también se puede acompañar con diferentes salsas o sazonadores como chile, pimienta o las mezclas japonesas shichimi, tajín o furisake.

Edamame salteado

En primer lugar, siguiendo las indicaciones de la receta anterior, procedemos a cocer y escurrir los edamames. Una vez listos, los añadimos a una sartén previamente calentada con aceite. Allí, agregamos salsa de soja y jengibre rallado, mezclamos y salteamos por unos 2 o 3 minutos.

Una vez que hayamos obtenido la textura y sabor deseados, retiramos la sartén del fuego y probamos para verificar el punto de sal. En caso de ser necesario, corregimos y tapamos la sartén para dejar reposar durante 30 segundos. Al final, servimos esta deliciosa preparación caliente.

A continuación, te dejamos los pasos detallados para que puedas preparar fácilmente esta receta utilizando edamames como ingrediente principal. ¡Disfrútala en familia o con amigos y sorpréndete con su sabor único y delicioso!

Delicioso Paté de Soja Verde y Aguacate

Calentar una olla y colocar agua en ella. Una vez que el agua esté hirviendo, añadir las habas de edamame y dejar cocinar por 3 minutos. Luego, retirar del fuego con una espumadera y sumergir en agua con hielo para enfriar. Colar y transferir las habas a un vaso de la batidora.

Next, pelar el aguacate y cortarlo en trozos antes de agregarlo al vaso de la batidora junto con el zumo de limón, el tahini y el comino. Batir la mezcla y añadir aceite según sea necesario para obtener la consistencia deseada del hummus.

Finalmente, servir el hummus casero en un plato o cuenco y rociar con un poco de aceite. Para darle un toque de sabor y decoración, espolvorear con semillas de sésamo y pimentón. ¡Listo para disfrutar de este delicioso y saludable aperitivo!

Ingredientes

Ponga una olla o cazuela ancha al fuego con mucho agua y un poco de sal para que se caliente. Cuando comience a hervir, añada los edamame y cuente 3-5 minutos de cocción luego de volver a hervir.

Revise, en todo caso, las instrucciones del paquete. Resulta fundamental no sobrepasarse en el tiempo de cocción. Después, escurra con delicadeza pero completamente y ponga en un amplio plato o bol.

Por otro lado, exprima el jugo de una lima y mezcle con todos los ingredientes restantes. Bata con un batidor de varillas o un tenedor para hacer una emulsión. Pruebe y ajuste los ingredientes según su gusto.

Experimenta una variedad de platos con edamame pelado aquí te presentamos algunas deliciosas recetas

¡Prepara un delicioso y sofisticado hummus de edamame con esta receta única! Este popular aperitivo se ha convertido en un imprescindible en los menús de los restaurantes más de moda. Además, ¡es una opción perfecta para aquellos que siguen una dieta vegana o tienen intolerancia al huevo o al gluten!

Para elaborar este hummus, vas a necesitar 400 g de edamame congelado Arotz, un diente de ajo, zumo de medio limón, 125 g de yogur natural (opcional), 4 cucharadas de aceite de oliva, media cucharadita de comino, media cucharadita de sal y el agua de la cocción del edamame.

La forma más conocida de disfrutar del edamame es en el famoso plato hawaiano llamado poké, una ensalada colorida y sabrosa. Pero ¿por qué no cambiar las cosas hoy con este hummus de edamame casero? ¡Verás lo fácil y rápido que es prepararlo si tienes los ingredientes a mano!

Variantes disponibles para adquirir edamame en distintas presentaciones

El edamame es una deliciosa y práctica opción que nos llega del lejano oriente en diferentes presentaciones y todas requieren de la congelación para su conservación. Gracias a esto, podemos encontrarlo con facilidad en grandes cadenas como Mercadona, Lidl o El Corte Inglés, que ofrecen distintas variedades del mismo, desde crudo hasta precocido y listo para cocinar. Incluso hay opciones de envases listos para consumir o de sushi junto con Carrefour. Sin embargo, es importante tener en cuenta que una vez descongelado, no se puede volver a congelar. Pero no solo en grandes superficies podemos encontrar este alimento, también en tiendas especializadas en comida japonesa o asiática, que importan directamente productos de allí. En estas tiendas podemos encontrar edamame ya pelado y listo para consumir, o como parte de algun plato preparado, ofreciendo así una alternativa práctica para incorporarlo a nuestra alimentación.

Innovadoras sugerencias y deliciosas preparaciones para aprovechar al máximo en tu cocina

¡Dale un toque de sabor extra a tus aperitivos con edamame!

Puedes jugar con una variedad de especias, salsas y aderezos inspirados en Asia o en otras cocinas.

Si te tomas el tiempo de quitar las vainas, las habas son un ingrediente ideal para enriquecer ensaladas, arroces, sopas, pastas, salteados y más.

Combinan perfectamente con distintos ingredientes, desde verduras y legumbres hasta pescados, carnes y mariscos, por ejemplo, en un arroz con sepia, en una crema o con bacalao.

Sustituye los guisantes o habas en tus recetas favoritas por edamame, como en esta ensalada o en este plato de atún, ¡te sorprenderán!

Enriquecen fácilmente ensaladas de arroz y pasta, aportan color y textura a la quinoa y son una original opción en lugar de hummus, pesto y otros patés vegetales.

Artículos relacionados