que es la ley del consumidor

Descubre todo sobre la Ley del Consumidor derechos obligaciones y protección

"garanticen la seguridad, la salud y los intereses económicos de los consumidores y usuarios".

Tras la aprobación de la Constitución de 1978, se establece como primordial la defensa de los derechos y libertades de los ciudadanos en materia de consumo y usuario, lo que implica una responsabilidad para el Estado de brindar protección a sus ciudadanos. Según se establece en el artículo 51, es una obligación de los poderes públicos asegurar la seguridad, salud y bienestar económico de los consumidores y usuarios.

El derecho de desistimiento

Bajo la ley vigente, tienen 14 días naturales para cancelar el contrato de compra tras recibir su artículo. No incurrirá en gastos ni sanciones siempre que devuelva el producto en perfecto estado, incluso si ha sido desembalado. Le recomendamos que comunique su decisión de manera verificable.

Garantía de los productos

Normativa de garantías en España

La garantía de los productos está regida por los artículos 114 y siguientes del Real Decreto Legislativo 1/2007, aprobado el 16 de noviembre, que establece el texto refundido de la ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.

Esta normativa de garantías se aplica a todos los contratos de compraventa de bienes ya existentes o aquellos que se produzcan o fabriquen, así como a los contratos de suministro de contenidos o servicios digitales. Esto incluye la entrega de soportes materiales que sirvan exclusivamente como portadores de contenidos digitales.

No obstante, existen algunas excepciones en la ley donde no se aplica la garantía, como en el caso de la compraventa de animales vivos, los productos de segunda mano adquiridos en subastas administrativas, los productos y servicios financieros y los servicios de juego que impliquen apuestas en juegos de azar, incluidos aquellos con un elemento de destreza, como loterías, juegos de casino, póquer y apuestas realizadas por medios electrónicos o tecnologías similares que faciliten la comunicación y sean de petición individual.

Requisitos de tiempo y evidencia para hacer valer la garantía de un artículo

La legislación actual estipula que la garantía de bienes nuevos tiene una duración de tres años. En cambio, para los bienes de segunda mano, este plazo nunca es inferior a un año. En cualquier caso, el tiempo que el producto esté en reparación o la demora en su sustitución no se contará dentro del período de garantía establecido, que es de cinco años.

Si se presentan defectos u otras irregularidades en la compra durante los dos primeros años, se presume que estos vienen de fábrica. Sin embargo, pasado este tiempo, si el establecimiento no colabora en ofrecer la garantía, el consumidor debe demostrar que el defecto ya estaba presente desde el inicio.

Estos plazos se cuentan a partir de la fecha de entrega del producto, que se considera como la fecha de la factura, ticket o albarán. Por tanto, para hacer valer la garantía de un producto, es suficiente con presentar el comprobante de compra, ya sea una factura o una factura simplificada.

Protegiendo la calidad de los productos

Es crucial que los productos cumplan con los estándares de seguridad establecidos por las normativas vigentes. Esto implica que ningún producto que no haya pasado rigurosos controles de seguridad puede ser comercializado. Esto se aplica especialmente a los productos importados de países externos, según el Real Decreto 1801/2003 del 26 de diciembre, el cual regula la seguridad general de los productos.

Para ser considerado como un producto seguro, debe cumplir con ciertas condiciones, como ser apto para su uso normal considerando sus características, composición, envase y etiquetado, además de no presentar riesgos significativos para otros productos y ser adecuado para las diferentes categorías de usuarios a los que se dirige, como por ejemplo los niños.

A través de la Red Alerta se establece un sistema eficaz de notificación de aquellos productos o servicios que puedan representar un grave riesgo. Este sistema se encuentra integrado en el sistema europeo de alerta (RAPEX) y se trata de un sistema gubernamental.

Protección al consumidor Derechos de la garantía de un artículo

Como cliente, tienes el derecho de elegir entre reparar o reemplazar el producto en la primera instancia. Sin embargo, el establecimiento tiene la libertad de escoger la alternativa más económica, siempre que ésta sea satisfactoria para el consumidor. Si se opta por la reparación, esta debe abarcar todos los defectos de fabricación y cubrir la mano de obra, los desplazamientos, los partes y los materiales correspondientes.

En caso de que el defecto vuelva a presentarse después de la reparación, el cliente puede elegir entre la sustitución del producto, a menos que esta opción sea excesiva, una rebaja en el precio o la resolución del contrato. Todos estos pasos deben ser llevados a cabo en un periodo razonable y sin causar mayores inconvenientes para el cliente. Además, es importante que cualquiera de estas opciones sea viable económicamente, teniendo en cuenta la gravedad del defecto y los costos de reparación.

Además, en caso de que se demuestre la relación causa-efecto entre el defecto del producto y los daños sufridos, el cliente puede reclamar una indemnización por los perjuicios. Esta reclamación debe incluir una justificación clara de la conexión entre el defecto y los daños, así como una cantidad específica para los mismos.

La Responsabilidad del Comerciante en la Transparencia de la Información

La identificación de las empresas en la venta online

Las empresas que ofrecen sus productos o servicios a través de una página web deben cumplir con ciertos requisitos de identificación. Es obligatorio que se muestre claramente el nombre o razón social de la compañía, su número de identificación fiscal (CIF), su domicilio y otros datos de contacto.

Información necesaria antes de realizar una compra en línea

Antes de llevar a cabo una compra en línea, es necesario que el consumidor tenga acceso a todos los datos relevantes sobre el producto o servicio. Esto incluye información como su descripción, precio, métodos de pago aceptados, plazo de entrega, política de devoluciones, entre otros. Estos datos deben ser claros y fáciles de entender, y si el cliente lo solicita, deben ser proporcionados en formato impreso.

Puntos clave para tener presente en los canales emergentes de comercio

Las ventajas de comprar a través de nuevos canales de venta, como internet, teletienda o venta telefónica, son múltiples. No solo ofrecen comodidad y ahorro de tiempo, sino también acceso a ofertas interesantes y productos exclusivos que provienen de otros países o que son difíciles de encontrar en otros lugares.

Sin embargo, al realizar compras por estos medios, es importante comprobar la fiabilidad de la empresa vendedora, la seguridad en los pagos y la forma de hacer valer los derechos derivados de la compra. En situaciones en las que la empresa no tenga presencia en España, puede ser muy complicado o incluso imposible reclamar en caso de incumplimiento. Por ello, es fundamental conocer y tener en cuenta la normativa que regula estas transacciones, que tiene como objetivo garantizar la seguridad en las compras.

En el caso de las compras por internet, es aplicable la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico. Sin embargo, es importante tener en cuenta que pueden surgir distintos problemas en este tipo de compras. Por ello, es recomendable estar informado acerca de los derechos del consumidor y tomar medidas preventivas. Es importante tener en cuenta que esta información solo es aplicable a compras de productos nuevos, realizadas por consumidores finales a empresas con domicilio o establecimiento en España. En caso de adquirir productos de empresas extranjeras, siempre es recomendable verificar su existencia y fiabilidad.

Resguardando la privacidad y salvaguardando transacciones

La empresa debe garantizar la privacidad y seguridad de los datos de sus clientes, por lo que es imprescindible que su política de privacidad esté disponible en el sitio web. Además, recomendamos a los clientes proporcionar solo la información personal necesaria para realizar una compra y denegar cualquier uso de sus datos para compartir con terceros, enviar publicidad no deseada y otros fines promocionales.

Cuando realice un pago en línea, asegúrese de que el sitio sea seguro incluyendo la "S" de sitio seguro "https" y comprobando que haya un candado cerrado o una llave en el pie de página. También es importante buscar el lema "Secure Socket Layer (SSL)" para mayor seguridad. Sin embargo, siempre es preferible optar por el pago contra reembolso, ya que es el método más seguro.

Asimismo, siempre es aconsejable optar por el pago contra reembolso para una mayor tranquilidad en las transacciones.

Artículos relacionados