partes del sistema de frenos de disco

Descubre las partes y función del sistema de frenos de disco en tu vehículo

La habilidad de un vehículo para detenerse en cualquier momento es tan esencial como su capacidad de movimiento autónomo. El sistema de frenos es considerado por muchos como el elemento de seguridad más crucial y ha sido mejorado constantemente a lo largo del tiempo. En la actualidad, la gran mayoría de los vehículos prefieren los frenos de disco sobre los de tambor, aunque algunas marcas aún optan por estos últimos en el eje trasero, donde la fuerza aplicada es menor.

Líquido de frenos

El componente esencial del sistema hidráulico es el líquido de transmisión de presión, que se encarga de llevarla desde la bomba hasta los bombines de las ruedas. Este fluido está compuesto principalmente por glicol o éter-glicol, mezclado con sustancias antioxidantes y propiedades absorbentes de la humedad.

Además, se suelen añadir diferentes aditivos al líquido para proteger los componentes del sistema. Estos aditivos pueden ser antioxidantes, anticorrosivos y detergentes tensioactivos, que evitan la formación de sedimentos en el circuito y protegen las tuberías y cámaras de los bombines.

Gracias a estos aditivos, el líquido de transmisión de presión se mantiene en buenas condiciones, garantizando un funcionamiento óptimo del sistema hidráulico. Es importante mantener el líquido en buen estado y realizar revisiones periódicas para asegurarse de que no haya presencia de humedad o suciedad que pueda afectar al rendimiento del sistema.

Por ello, es importante prestar atención al mantenimiento de este componente y utilizar siempre aditivos de alta calidad para garantizar su eficacia.

Bomba de freno

La bomba de freno es una pieza fundamental del freno hidráulico, ya que se encarga de generar la presión necesaria en el circuito de frenos. Este sistema cuenta con orificios de entrada y salida de líquido, así como un pistón que se desplaza en su interior. Dicho pistón cuenta con un retén que garantiza la estanqueidad del cilindro. Además, está impulsado por el vástago que conecta con el pedal de freno.

Tuberías o latiguillos

Las canalizaciones son las encargadas de llevar el líquido de frenos desde la bomba de frenos hasta los bombines ubicados en las ruedas. Están compuestas por tramos rígidos que pueden ser de cobre, acero o latón, y también por piezas flexibles, y la unión entre ambas se realiza mediante racores de empalme.

Estas canalizaciones son fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema de frenos, ya que permiten que el líquido circule sin obstáculos y llegue directamente a los bombines para ejercer presión sobre las pastillas de freno y detener el vehículo.

En su mayoría, las canalizaciones son fabricadas con materiales resistentes y duraderos como el cobre, el acero o el latón, garantizando así su funcionamiento adecuado en todo momento. Además, la utilización de diferentes tramos rígidos y flexibles permite una adecuada flexibilidad en su estructura, facilitando así su instalación en el sistema de frenos del vehículo.

Por último, es importante mantener en buen estado las canalizaciones de freno, realizando revisiones periódicas y sustituyéndolas en caso de deterioro o desgaste, para garantizar la seguridad y el correcto funcionamiento del sistema de frenos de nuestro vehículo.

Pinzas de freno

Dentro de este componente se encuentran ubicados los tubos por los cuales se transmite el líquido de frenos hacia los cilindros, conectando a su vez una manguera y una válvula de purga. El líquido con presión que fluye desde el sistema de frenos a través de la manguera, empuja los pistones hacia afuera, presionando las pastillas contra el disco y generando una fricción adecuada para detener su movimiento.

Los conductos internos no son sólo meros conductores, sino que también se encargan de enviar la señal de la presión ejercida por el pedal de freno al sistema. La conexión del latiguillo con el cilindro y la presencia del purgador son de vital importancia para el correcto funcionamiento de este mecanismo.

Cabe destacar que el líquido de frenos no sólo actúa como medio de transmisión, sino también como elemento de seguridad, ya que su adecuada presión es fundamental para una frenada eficaz y segura. Por ello, es necesario realizar un mantenimiento periódico y purgar el sistema para evitar posibles fallos y garantizar su correcto rendimiento en situaciones críticas.

Por ello, es importante prestar atención al estado de estos componentes y realizar un adecuado mantenimiento para mantener la integridad del vehículo y de la seguridad en la carretera.

Pastillas de freno

La función de estos componentes es generar la fricción necesaria en el disco de freno para lograr la deceleración del vehículo. Sin embargo, las normativas anticontaminación actuales prohíben el uso de amianto en su fabricación, ya que puede resultar dañino para la salud y el entorno.

Por lo tanto, se han desarrollado nuevas alternativas y materiales seguros para garantizar el correcto funcionamiento y al mismo tiempo cumplir con los estándares de protección ambiental y salud pública.

Discos de freno

Este dispositivo está compuesto por un disco de fundición que se conecta al buje de la rueda o es parte de él, girando en forma sólida y actuando como el componente móvil del sistema de frenado. Sobre él, cubriendo aproximadamente una quinta parte, está instalada la mordaza que contiene unos cilindros que permiten el movimiento de los pistones, los cuales se unen a las pastillas de freno.

Correctores de frenada

Los limitadores o repartidores de freno, también conocidos como "proporción de frenada", juegan un papel clave en la seguridad de un vehículo. Su función principal es ajustar el sistema de frenos para lograr una distribución adecuada de la presión en las ruedas, evitando así posibles desestabilizaciones en situaciones de emergencia.

En condiciones normales, estos dispositivos se encargan de regular la cantidad de líquido de frenos que llega al circuito trasero, en función de una serie de variables como la carga del vehículo. De esta manera, en casos de mayor peso en la parte trasera, se permite el paso de más líquido para aumentar la presión en las ruedas traseras, garantizando un frenado más seguro y eficiente.

Por otro lado, cuando el vehículo circula sin carga, el repartidor de frenada reduce la cantidad de líquido que llega al circuito trasero, lo que resulta en una menor presión en las ruedas del eje trasero. De este modo, se evita un frenado excesivo en la parte trasera y se previene el bloqueo de las ruedas, lo que podría provocar un derrape no controlado.

La composición de los discos de frenado De qué están constituidos

Los discos de freno están compuestos por diferentes materiales que permiten que las motocicletas puedan frenar de manera segura y eficiente en diferentes condiciones. Pero, ¿qué son exactamente estos discos y cómo funcionan? Antes de adentrarnos en su composición, es importante entender su definición y su importancia como pieza fundamental en cualquier motocicleta.

Los frenos de disco para moto fueron introducidos por Honda en los años 70, y desde entonces han evolucionado hasta convertirse en el sistema de frenado más utilizado en las motocicletas modernas. Se trata de un sistema accionado mediante una bomba hidráulica, que permite un control más preciso y una mejor capacidad de frenado en comparación con otros sistemas de frenado.

Cuando el piloto oprime la maneta del freno, la bomba hidráulica se encarga de mover un pistón, que a su vez presiona las pastillas de freno contra el disco que gira en la llanta de la rueda. Este proceso de fricción genera la fuerza necesaria para detener la moto de manera rápida y segura. Es un sistema sencillo pero altamente eficiente.

En cuanto a la composición de los discos de freno, pueden estar hechos de diferentes materiales dependiendo de su uso y las características de la moto. Lo más común es encontrar discos de freno de acero inoxidable, aunque también existen de otros materiales como el hierro fundido o el carbono. Estos materiales deben ser resistentes al calor y a la fricción constante para garantizar su durabilidad y funcionamiento óptimo.

Ahora que conoces la definición y el funcionamiento de los discos de freno, podrás entender mejor su importancia y cuidarlos adecuadamente para un frenado seguro y eficaz en tu moto.

Artículos relacionados