optimiza tus grabaciones cual es el formato de muestreo ideal

Cuál es el formato de muestreo ideal Consejos para optimizar tus grabaciones

Es muy probable que hayas encontrado este término en tu propio estudio de grabación casero. En los sistemas de grabación digital, la frecuencia de muestreo es crucial, ya que define la cantidad de veces que se toman muestras de la señal analógica proveniente de un micrófono o instrumento por segundo. Un mayor número de muestras por segundo resulta en una recopilación más detallada de la señal analógica. Sin embargo, no siempre es la mejor opción optar por el número más alto.

Tiene relevancia para el oído la máxima capacidad de frecuencia

Es curioso cómo la elección de un pequeño detalle técnico puede generar tanto debate. En este caso, me refiero a la decisión entre utilizar una frecuencia de muestreo de 44,1 kHz o de 48 kHz. ¿Realmente crees que esto puede marcar una gran diferencia en la calidad del sonido?

La verdad es que la diferencia en el ancho de banda entre ambas es mínima, apenas de 1 semitono con 46 cents, lo que equivale a menos de 1/8 de octava. Además, estamos hablando de frecuencias tan altas que nuestro oído no logra detectar las variaciones tan pequeñas. Esto ocurre también con otras opciones de muestreo, como 88,2 kHz y 96 kHz, o 176,4 kHz y 192 kHz. En todos los casos, la diferencia es siempre menor a 1,5 semitonos.

Pero no quiero decir que no pueda existir ninguna mejora en la calidad del sonido al elegir una frecuencia de muestreo mayor. Simplemente, no está directamente relacionada con ese aumento en el ancho de banda que apenas se logra percibir. Más bien, se trata de ciertos efectos secundarios de la digitalización.

Entonces, ¿merece la pena obsesionarse con una pequeña diferencia de frecuencia? En mi opinión, deberíamos centrarnos en buscar otras mejoras en los sistemas de audio. Aunque, sí es cierto que esta elección podría aportar algún beneficio, aunque sea mínimo.

Conclusión

En este artículo, mi intención es mostraros la importancia de la velocidad de muestreo en las grabaciones de audio y cómo puede afectar a la calidad del sonido final. Muchas veces, nos encontramos con la molesta situación de tener que lidiar con distintas velocidades y convertir el audio constantemente. Sin embargo, esto no siempre supone una mejora significativa, sino que puede ser un obstáculo constante en nuestro trabajo. Es por ello que os recomiendo que reviséis las especificaciones de vuestra tarjeta de sonido y así poder decidir cuál es la mejor combinación para vuestras grabaciones.

En la práctica, utilizando hardware y software actualizado, será casi siempre más conveniente registrar y procesar en la velocidad más alta disponible (48), y sólo si es necesario por motivos de formato final, convertir el audio final a la velocidad del soporte de distribución (como los 44,1 del CD). De esta forma, podremos obtener mejores resultados en términos de calidad de audio, utilizando las opciones de mayor calidad disponibles.

Además, es importante destacar que grabar y procesar en la velocidad más alta disponible suele traer consigo una pequeña mejora en la calidad del sonido. Y si queremos ampliar aún más esta mejora, podemos utilizar un filtrado adicional antes de la entrada del audio, teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos, los rangos de frecuencia cercanos a los 20kHz son innecesarios. Por supuesto, siempre está la opción de utilizar velocidades más altas (x2, x4, etc), aunque esto puede conllevar un mayor consumo de recursos de CPU y almacenamiento.

Qué es OBS Studio

Con OBS Studio, tener una grabación de vídeo de alta calidad ya no es un sueño inalcanzable. Se trata de una herramienta valiosa tanto para cadenas de televisión como para creadores de contenido, sin importar su nivel de experiencia en el mundo del vídeo. Con opciones de grabación, casting y streaming, OBS Studio es una herramienta muy útil para mejorar la calidad de tus contenidos.

El único requisito para disfrutar de las ventajas de OBS Studio es el tiempo invertido en aprender a utilizarlo de forma óptima. Se trata de un software de código abierto perfecto para locutores, tanto principiantes como experimentados, que permite capturar y transmitir vídeo en directo desde cualquier ordenador (Mac, Windows o Linux).

RTMP es un acrónimo que significa Protocolo de Mensajería en Tiempo Real y es una parte fundamental de la tecnología detrás de la retransmisión en directo. Gracias a su función de "ingesta RTMP", los usuarios pueden enviar contenido desde un codificador a una plataforma de vídeo en línea a través de OBS. Esto hace posible que incluso aquellos con poca experiencia en el mundo del vídeo puedan crear y compartir contenidos de alta calidad con OBS Studio.

Ajustes personalizados en OBS Studio Todo lo que necesitas saber

La configuración de OBS Studio es crucial para realizar transmisiones en vivo en un canal en vivo HTML5. ¿Quieres optimizarla configuración de OBS para hacer streaming? Te explicamos cómo en este tutorial rápido:

En primer lugar, abre la configuración de OBS Studio haciendo clic en el botón "Configuración" en la parte inferior derecha de la ventana de la aplicación.

La primera pestaña, "General", no tiene ningún ajuste crítico que debas revisar. Sin embargo, puedes seleccionar tu idioma y un tema claro u oscuro.

Una solución de compromiso

Muchas veces, las personas se pueden sentir indecisas a la hora de realizar una compra cuando se les informa de que el ancho de banda llega solamente hasta los 18kHz, en lugar de los 20kHz. Sin embargo, lo que tal vez desconocen es que, en realidad, limitarse un poco puede ser beneficioso. Es cierto que tener un ancho de banda amplio es deseable, pero en lo que respecta a la digitalización, no supone un problema decir adiós al extremo alto (e incluso podemos salir ganando con menor cantidad de aliasing).

Una alternativa posible en el diseño del filtro sería situar un rechazo amplio pero no exhaustivo en fs/2. Esto repartiría el problema, resultando en menos recorte en agudos que en el 'cero alias', aunque a cambio podríamos tener una mayor presencia de aliasing.

Implementar una acción de este tipo, donde se corte a propósito algo de brillo pero también se permita cierta cantidad de aliasing, puede ser una solución viable en lugar de comprometerse completamente en el diseño del filtro. En realidad, no se suele necesitar el extremo de los 20kHz, y mucho menos si para obtenerlo tendremos una fuerte presencia de aliasing que se extenderá hacia frecuencias más bajas.

La persistencia de los filtros en un entorno de frecuencias cambiantes

Pensamientos adicionales sobre las frecuencias de muestreo y los filtros:

No tengo pruebas concretas para respaldarlo, pero en mi experiencia (y posiblemente en general), los interfaces de audio utilizan el mismo filtro para ambas frecuencias de muestreo, ya sea 44,1 o 48. Esto significa que la frecuencia de corte del filtro no se ajusta a la frecuencia de muestreo seleccionada.



Saber si nuestro interfaz utiliza un filtro diferenciado para ambas frecuencias no es una tarea fácil, ya que no suele estar especificado en las características técnicas (y poca gente se molesta en comprobarlo). Si utiliza un filtro más restrictivo para 44,1, no habría una gran diferencia al cambiar a 48. Por otro lado, si no diferencia entre ambas frecuencias (lo cual es común), dependerá de la rigurosidad del filtro. En casos donde la pendiente sea alta, puede ser útil utilizar 48 en lugar de 44,1, ya que se obtendrán 6dB adicionales de rechazo si el filtro es de 48dB/oct.



En la mayoría de los casos, las especificaciones técnicas solo mencionan una de las dos frecuencias (generalmente 48, ya que es más favorable) y no proporcionan información sobre el filtro, su frecuencia de corte o pendiente. Y aunque es posible realizar pruebas para averiguarlo, es un proceso laborioso.

Artículos relacionados