la sociedad del conocimiento redes humanas en la era tecnologica

La tecnología y las redes humanas en la sociedad del conocimiento

En la era actual, estamos inmersos en un contexto conocido como la Sociedad del Conocimiento, donde la tecnología ha jugado un papel fundamental. Esta sociedad se destaca por la inmediatez del acceso a información y la conectividad global a través de redes humanas. La presencia de la tecnología ha transformado radicalmente nuestras formas de comunicación, trabajo y relaciones, presentando una serie de nuevas oportunidades y desafíos para nuestra sociedad. En este ensayo, exploraremos el impacto de las redes humanas en la Sociedad del Conocimiento y cómo la tecnología ha moldeado su evolución. También examinaremos cómo esta interconexión ha afectado a diversos ámbitos de nuestras vidas, desde la enseñanza hasta la economía, y cómo podemos sacar el máximo provecho de las ventajas que nos ofrece esta época tecnológica.

El papel de la tecnología en la era de la sociedad del conocimiento

En la sociedad del conocimiento, la tecnología es esencial. En la era digital actual, se ha convertido en una herramienta imprescindible para obtener información y adquirir conocimientos de manera eficaz.

En la actualidad, gracias a la tecnología, el acceso a la educación se ha democratizado.

Dispositivos electrónicos como ordenadores, tablets y smartphones han facilitado el acceso a recursos educativos en línea y plataformas de aprendizaje virtual en cualquier parte del mundo.

Además, la tecnología ha revolucionado la forma en que nos comunicamos.

A través de redes sociales, aplicaciones de mensajería y videoconferencias, podemos conectarnos al instante con personas de diferentes lugares del planeta, lo cual ha llevado a una mayor colaboración y compartición de conocimientos a nivel global.

La incursión de los medios digitales en la web

De un tiempo a esta parte, desde su nacimiento en 2002 con Friendster, predecesor de Facebook, hemos sido testigos de una verdadera revolución sociotecnológica en internet. Se trata de la irrupción de las redes sociales, donde se encuentran representadas todas las facetas de la actividad humana: relaciones personales, negocios, trabajo, cultura, comunicación, movimientos sociales y política. Con el permiso de los servicios de correo electrónico, las redes sociales se han posicionado como los servicios web predilectos para los individuos.

Las redes sociales permiten a los usuarios (1) crear un perfil público o semipúblico en un sistema delimitado, (2) establecer conexiones con otros usuarios, y (3) ver y navegar a través de las conexiones propias y las de los demás en la plataforma. En noviembre de 2007, las redes sociales superaron por primera vez en horas de uso al correo electrónico y, en julio de 2009, ya contaban con un mayor número de usuarios en comparación con el correo electrónico. En septiembre de 2010, se alcanzaron los mil millones de usuarios, de los cuales la mitad se encontraban en Facebook. Para 2013, la cifra se duplicó, en gran parte debido a su rápida adopción en China, India y América Latina. En diferentes países y culturas, existen numerosas redes sociales, aunque Facebook, creado originalmente en 2004 solo para alumnos de Harvard, está ampliamente presente en todo el mundo. Ejemplo de ello es QQ,...

Así pues, en la actualidad, las redes sociales son las protagonistas indiscutibles de la actividad en internet, siendo la plataforma preferida para una amplia gama de propósitos. Ya no solo se usan para mantenerse en contacto y charlar con amigos, sino también para marketing, comercio electrónico, educación, expresión cultural, medios de comunicación, entretenimiento, aplicaciones médicas y activismo sociopolítico. Esta realidad es crucial y abarca todos los ámbitos de la sociedad, por lo cual deseo examinarla a la luz de las pruebas aún limitadas que disponemos.

La Relevancia de la Era del Conocimiento

La sociedad del conocimiento juega un papel fundamental en nuestras actividades económicas, sociales y culturales. Es, sin duda, el recurso más importante, ya que se crea, se comparte y se utiliza para el beneficio de todos sus integrantes. En efecto, este concepto es el motor de la producción que impulsa la economía y el desarrollo social, siendo por tanto de gran valor. Como consecuencia, podemos observar claramente cómo ha evolucionado la humanidad gracias a los avances en este ámbito.

Sin embargo, es crucial tener en cuenta que el contexto mundial está en constante cambio. Lo cual indica que este concepto es sumamente discutible, y por ende, debe ser revisado constantemente. Es decir, no podemos dar por sentado que la sociedad del conocimiento será siempre igual o que no surgirán nuevas formas de entenderla y aplicarla.

Por lo tanto, es esencial que nos mantengamos al día y abiertos a nuevas ideas y perspectivas en relación a la sociedad del conocimiento. Ya que vivimos en una era en la que la información y el aprendizaje son esenciales para seguir avanzando y desarrollándonos como sociedad.

La enseñanza en la era de la información

La educación tiene un papel fundamental en la sociedad de hoy en día. No solo es el motor del acceso a la información y la libertad de expresión, sino que también es la clave para una sociedad más justa y democrática. Es por ello que la formación continua y el desarrollo de la independencia cognitiva deben ser objetivos prioritarios.

En la sociedad del conocimiento, la educación se convierte en la base del desarrollo económico, político y social mediante la formación de individuos con calidad humana. Estos individuos se convierten en agentes de cambio positivo, capaces de contribuir al progreso de la sociedad.

El papel del profesor también evoluciona en esta sociedad. Deja de ser el único transmisor de conocimiento para convertirse en un facilitador en el proceso de aprendizaje. Es el guía que orienta al estudiante en su camino hacia la adquisición de conocimientos, promoviendo actividades que fomenten la construcción y aplicación práctica del mismo.

Por otro lado, el estudiante adquiere un rol activo en su proceso de aprendizaje. Ya no se limita a memorizar información, sino que es el encargado de analizar y procesarla para lograr un aprendizaje significativo. De esta manera, se fomenta un aprendizaje más profundo y duradero.

Tanto la formación continua como la independencia cognitiva son fundamentales para crear individuos preparados para enfrentar los desafíos y contribuir al desarrollo de una sociedad más justa y democrática.

La importancia del trabajador del conocimiento según Peter Drucker

En su obra de 1966 titulada The Effective Executive, Peter Drucker acuñó el término "trabajador del conocimiento" y predijo que su productividad sería la próxima frontera del management. Más adelante, en su libro La era de la discontinuidad, publicado en 1969, Drucker escribió sobre "la sociedad del conocimiento", basándose en datos y proyecciones de Machlup. Según él, esta sociedad representaría la mitad del PIB mundial a finales de los 70.

En 1970, en el encuentro anual de la empresa multinacional, se discutió el tema del impacto de la sociedad del conocimiento en la economía, los mercados, la estructura de la industria, los puestos de trabajo, los mercados laborales, la sociedad y la política.

La transformación de la economía en la sociedad del conocimiento

Para Drucker, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, que acompañan a la sociedad de la información y la sociedad del conocimiento, están cambiando radicalmente la forma en que operan las economías, los mercados y la industria. También tienen un impacto significativo en los productos y servicios, los puestos de trabajo y los mercados laborales. Pero su influencia más importante es en la sociedad y la política, y en cómo percibimos el mundo y a nosotros mismos.

Debemos recordar que actualmente, en 2012, nos encontramos en los comienzos del modelo de negocio multinacional (mal llamado transnacional), que trasciende las fronteras y se expande a nivel global.

La productividad del conocimiento como factor clave

Según Drucker, lo más importante en una sociedad del conocimiento no es la cantidad de conocimiento disponible, sino su productividad. Para asegurar el éxito en esta sociedad en la que el saber es el recurso más valioso, es esencial tener la voluntad de aplicar el conocimiento para generar más conocimiento. Para lograr esto, Drucker enfatiza la importancia de sistematizar y organizar el conocimiento de manera efectiva.

Artículos relacionados