economia que es la tasa tobin en espana

Tasa Tobin en España definición efectos y aplicación imprescindibles

El año 2020 trajo consigo la aprobación de la tasa Tobin y una versión atenuada de la famosa "tasa Google". Mientras la primera busca gravar las operaciones financieras entre distintas monedas con un 0,2% sobre la compra o venta de acciones, la implementación de la segunda ha generado una fuerte oposición por parte de diferentes sectores. A pesar de que los expertos calculan que podría recaudarse 850 millones de euros al año directamente de empresas y bancos, algunas fuerzas políticas y grupos de consumidores la rechazan.

Comprendiendo el concepto de la tasa Tobin

La tasa Tobin es un impuesto indirecto que se aplica a las transacciones de compra de acciones de compañías españolas. Dicha tasa es del 0,2% y solo se aplica a aquellas empresas cotizadas con un valor de sociedad superior a 1.000 millones de euros. La liquidación del impuesto se realiza mensualmente y se debe presentar una declaración anual.

Impuesto Tobin Aplicación y Efectos en España

La armonización fiscal en la Unión Europea ha sido uno de los objetivos sólidos que se ha buscado alcanzar desde hace tiempo para garantizar el buen funcionamiento del mercado único.

A pesar de los progresos logrados por este grupo, todavía no se ha llegado a un acuerdo definitivo, y por esta razón España ha desarrollado a nivel nacional su propio impuesto, siguiendo la tendencia de otros impuestos ya adoptados por países como Francia o Italia.

El impuesto español solo se aplica a la compra costosa de acciones de empresas españolas que estén en un mercado regulado, es decir, que estén a la bolsa española.

Consecuencias de la Tarifa Tobin

La Tasa Tobin aprieta el bolsillo de los inversores al aumentar el costo de cada acción adquirida en el mercado secundario, siempre y cuando la empresa tenga una valoración superior a 1.000 millones de euros.

Este es el principal inconveniente de la Tasa Tobin, ya que en aquellos países que no la aplican, el inversor puede optar por invertir en otros países para evitar pagar este impuesto indirecto.

Por otro lado, este gravamen fomenta las inversiones en empresas de baja capitalización, cuyo valor en el mercado es inferior a los 1.000 millones de euros.

Concepto y definicióneditar

La búsqueda de James Tobin: una solución para la volatilidad del tipo de cambio

James Tobin desarrolló una idea innovadora para manejar la inestabilidad del tipo de cambio: un impuesto sobre las transacciones de divisas. En su perspectiva, los intercambios de monedas afectan a los mercados financieros internacionales de manera significativa. Sin embargo, las economías y los gobiernos nacionales no pueden controlar estos movimientos sin un gran esfuerzo y sacrificio en sus objetivos económicos.

Para abordar este problema, Tobin planteó dos posibles soluciones. La primera era avanzar hacia una divisa común, una política monetaria y fiscal común, y una mayor integración económica. La segunda sería fomentar una mayor segmentación financiera entre naciones y áreas monetarias, lo que permitiría a los bancos centrales y gobiernos tener mayor autonomía en sus políticas económicas y objetivos específicos.

Aunque Tobin prefería la primera opción, reconocía que era políticamente inviable y, por lo tanto, abogaba por la segunda. En sus propias palabras: «por lo tanto recomiendo, lamentándome por ello, la segunda, y mi propuesta es introducir algún tipo...»

Un impuesto como solución

La propuesta de Tobin consistía en aplicar un impuesto sobre todas las conversiones spot de monedas, con una proporción al tamaño de la transacción. En sus propias palabras, este impuesto sería un «palo en las ruedas» que desaceleraría la volatilidad del tipo de cambio.

Desentrañando el concepto de la Tasa Tobin

La Tasa Tobin enriquece el estado con un impuesto sobre las transacciones financieras realizadas entre dos agentes al intercambiar un activo. Su nombre se debe al Premio Nobel y economista estadounidense James Tobin. Sin embargo, la actual formulación difiere de la original propuesta por Tobin. Él imaginó su "tasa" como un gravamen aplicable a las transferencias de divisas, una distinción que luchó por mantener durante años cuando su nombre quedó asociado al movimiento antiglobalización.

En sus propias palabras, expresadas en una entrevista a Der Spiegel un año antes de su fallecimiento, Tobin declaró: "La idea de la tasa fue concebida para reducir las fluctuaciones en los tipos de cambio. Es muy sencilla: se gravaría cada intercambio de una moneda por otra con un pequeño impuesto. Esto desalentaría a los especuladores que, a menudo, invierten en moneda extranjera a corto plazo y tendrían que pagar el impuesto en repetidas ocasiones".

Las teorías de Tobin, enfocadas en las variaciones monetarias y su impacto en los tipos de cambio y en las economías nacionales, no surgieron de la nada. Se basan en una larga tradición de pensamiento sobre la naturaleza de los mercados financieros y su influencia en los flujos económicos. Uno de sus principales influenciadores fue el economista John Maynard Keynes, quien ya en 1936 planteaba la idea de un impuesto a las transacciones financieras.

Explorando el Impuesto sobre Operaciones Financieras o tasa Tobin

El Impuesto sobre las Transacciones Financieras, también conocido como tasa Tobin, grava la adquisición de acciones de empresas españolas con una capitalización superior a 1000 millones de euros. El tipo impositivo aplicable es del 0.2%.

La base imponible del impuesto está compuesta por el valor de la operación de compra, sin incluir gastos o costes adicionales asociados. Esta tasa se aplica sin importar dónde se realice la adquisición o la residencia o ubicación de las personas o entidades involucradas en la transacción.

Esto significa que cualquier comprador de acciones españolas que caigan bajo este impuesto, ya sea un inversor español, francés, alemán, inglés, estadounidense o de cualquier otra nacionalidad, deberá pagarlo. El intermediario financiero que lleve a cabo la operación de compra es el responsable de recaudar el impuesto del inversor.

Influencia de la tasa Tobin en las acciones corporativas

¿Qué acciones se verán afectadas por el impuesto Tobin en el 2021?

El año próximo, las acciones que estarán sujetas al impuesto Tobin serán las siguientes:

Desde cuándo está vigente la tasa Tobin en España

El reciente tributo se hizo efectivo en España el 16 de Enero del 2021, pero su abono es obligatorio desde el 18 de Enero del 2021.

A partir del 16 de enero de 2021, en España se ha establecido una nueva tasa que debe ser cancelada a partir del 18 de enero de 2021.

El impacto potencial de la tasa Tobin en diferentes actores económicos

¿Cómo se aplica la tasa Tobin en España? En términos generales, este impuesto se limita al movimiento excesivo de dinero en los mercados de divisas a corto plazo, no afectando a las inversiones a largo plazo. Sin embargo, hay ciertas condiciones que deben cumplirse para aplicarla. Por ejemplo, solo se aplica a empresas con una capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros, lo que incluye a 64 empresas españolas en febrero de 2021, incluyendo aquellas que forman parte del IBEX 35. También se extiende a algunas empresas del mercado continuo.

Entonces, ¿quiénes deben pagar este impuesto? Los principales afectados son los bancos, instituciones financieras y empresas, que están obligados a pagarlo si cumplen con los requisitos mencionados anteriormente. En el caso de España, algunas de las empresas afectadas en 2021 fueron Inditex, Iberdrola, Santander, BBVA, Endesa, Aena, Meliá Hotels, Indra, Sacyr, entre otras. En total, se vieron afectadas 56 empresas en ese año.

Estas empresas deben pagar un impuesto sobre el movimiento excesivo de dinero a corto plazo en los mercados de divisas. Afecta principalmente a bancos, instituciones financieras y empresas, y su cumplimiento es obligatorio si se cumplen ciertas condiciones. Por tanto, es importante tener en cuenta este impuesto al tomar decisiones de inversión en España.

Artículos relacionados