economia como administrar mi dinero si gano poco

Gestión efectiva del dinero con salario bajo en la economía actual

Si quieres aprender a administrar tus finanzas personales y ahorrar dinero efectivamente, has arribado al destino adecuado. Iniciar una disciplina de ahorro y priorizar inversiones a largo plazo mientras evitas gastos superfluos son algunas recomendaciones valiosas, pero solo son el principio.

No mezcles tus gastos

¡Atención emprendedores! Si ya tienes un negocio o estás pensando en iniciar uno, es importante que tengas en cuenta esta sugerencia.

A menudo, los pequeños y medianos emprendedores enfrentan dificultades al separar los gastos personales de los gastos del negocio. Esto puede llevar a acumular pérdidas e incluso a la quiebra.

No caigas en esta mala práctica, ya que te impedirá conocer si tu negocio está generando ganancias. ¿Cómo podrías saberlo si estás constantemente sacando dinero de la caja para fines personales?

Además, la falta de capital también te impedirá invertir en mejoras en los procesos y en publicidad, lo que limitará el crecimiento de tu negocio. No dejes que esto suceda y asegúrate de mantener los gastos personales separados de los gastos de tu negocio.

Recuerda: para tener un negocio próspero y en constante crecimiento, es crucial llevar una adecuada gestión económica. ¡Emprende con sabiduría y éxito!

Establece objetivos financieros

Antes de avanzar, es crucial entender la distinción entre metas y objetivos. Aunque normalmente los usamos como sinónimos, pueden tener significados diferentes en ciertos aspectos.

Los objetivos representan lo que anhelamos a largo plazo, mientras que las metas, por otro lado, representan acciones específicas, medibles y con fecha límite.


Por ejemplo, si tu objetivo es incrementar tus ingresos en tu empresa, tus metas podrían ser duplicar la cantidad de ventas en los próximos seis meses, aumentar en un 50% el valor promedio de tus clientes, entre otras.

Minimiza el uso de tu tarjeta de crédito

Es importante controlar el uso de tu tarjeta de crédito, pero no significa que debas evitar utilizarla por completo. Al contrario, puede ser una herramienta muy útil para realizar tus compras, especialmente en línea.

Sin embargo, es recomendable que solo la utilices cuando no tengas otra opción, ya que en muchos casos se termina pagando intereses por utilizarla a crédito. En diversas partes del mundo, los pagos a crédito suelen generar intereses que aumentan el precio final de lo que compras.

Por eso, siempre es mejor tener efectivo a la mano y utilizar tu tarjeta de crédito solo cuando sea necesario. Así podrás evitar gastos innecesarios y mantener tus finanzas bajo control. Recuerda que la tarjeta de crédito es solo una opción y no es la única forma de realizar tus compras.

Controla los gastos variables con límites

Todos tenemos gastos variables, que no son fijos y pueden posponerse, pero es difícil renunciar a pequeños lujos como salir con amigos, viajar o comprar algo que no sea esencial. Por ello, es importante gestionar adecuadamente estos gastos y encontrar un equilibrio.

Una forma de manejar los gastos variables de forma equilibrada es establecer pequeñas recompensas al alcanzar una meta, o hacer una lista con al menos cinco items considerados innecesarios y tratar de incluir al menos uno en el presupuesto mensual. De esta manera, se fomenta la disciplina y se evita caer en excesos.

No obstante, es fundamental tener en cuenta que los gastos variables pueden impactar significativamente en nuestro presupuesto si no los controlamos adecuadamente. Por lo tanto, es esencial establecer límites y prioridades para mantener un buen equilibrio financiero. Además, siempre es recomendable reservar una parte del presupuesto para imprevistos o gastos inesperados.

De esta manera, podremos disfrutar de pequeños placeres sin comprometer nuestras finanzas a largo plazo.

Estimación del costo medio

Los profesionales autónomos a menudo enfrentan una batalla al planificar su presupuesto debido a la falta de ingresos o beneficios estables.

Nuestra recomendación para evitar sorpresas desagradables es calcular un promedio de los ingresos de los últimos meses y identificar los períodos de mayores y menores ganancias, así como los efectos de la estacionalidad en las ventas, como fechas y eventos conmemorativos, temporadas altas y bajas, entre otros.

Lo ideal es que tus ingresos mínimos sean suficientes para cubrir tus gastos fijos. Durante los meses de mayor facturación, es importante invertir el excedente o ahorrarlo para poder afrontar los meses en los que naturalmente hay menos ingresos.

Ahorra evitando gastos superfluos

¿Te suena familiar la frase "¿Si no lo necesitas, no lo compres?" Es una verdad innegable, los gastos innecesarios pueden hacerte gastar mucho dinero sin que te des cuenta.

Es importante distinguir entre un gasto esencial y un gasto innecesario, y la pregunta anterior es útil para hacerlo. Por lo general, podrás identificar fácilmente un gasto innecesario, ya que no es necesario para mantener tu vida normal, sino que depende más de tu estilo de vida que de una verdadera necesidad.

Sin embargo, aunque parezcan insignificantes, los gastos innecesarios pueden afectar directamente tus finanzas a largo plazo y no solo se refieren a gastos importantes.

Analiza tus desembolsos y planifica tu presupuesto Una revisión exhaustiva

Ahorra dinero con un buen registro de tus gastos

Antes de comenzar a ahorrar, es fundamental tener una idea clara de en qué se está gastando el dinero. Para ello, llevar un registro detallado de cada compra te permitirá identificar en qué áreas puedes ahorrar y cómo distribuir mejor tus ingresos.

Recuerda que para que este registro sea efectivo, es importante anotar todos tus gastos, por pequeños que sean. La experta Galindo aconseja aprovechar las aplicaciones que ofrecen los bancos para llevar un seguimiento más fácil y preciso.

“Lo que no se mide, no se puede controlar y lo que no se controla, no se puede mejorar”, enfatiza la experta.

Genera ganancias con un fondo de contingencia

Según Galindo, una vez que hayas acumulado una suma significativa de dinero, lo más beneficioso es buscar una cuenta que produzca ganancias y te permita acceder a tus fondos.

Para asegurar la disponibilidad de tu dinero, se aconseja elegir una cuenta de ahorro que ofrezca la opción de retirar la liquidez que puedas necesitar, además de decidir cómo continuar con tus ahorros.

Maximiza tus ganancias mientras mejoras tu trayectoria profesional

¿Tienes tiempo libre y quieres aprovecharlo para aumentar tus ingresos? En lugar de dejar que pase sin más, utiliza ese espacio para generar dinero adicional que te permita cubrir tus gastos mensuales o incluso darte algunos pequeños gustos.

Una opción para ganar ingresos extras es pedir más asignaciones en tu trabajo actual. Otra forma es aplicar para un trabajo estacional o de medio tiempo. También puedes tomar comisiones freelance, que te permitan trabajar desde casa y generar dinero según tu propio horario y capacidad.

Si ya tienes algún emprendimiento, es el momento perfecto para investigar cómo puedes monetizar tu producto o pasatiempo durante todo el año. No dejes pasar esta oportunidad de incrementar tus ganancias y hacer de tu pasión una fuente de ingresos. No lo pienses más y actúa ahora mismo.

Es factible adquirir habilidades de ahorro durante una crisis sanitaria

En la actualidad, es cada vez mayor el número de personas que enfrentan dificultades para organizar sus finanzas mensuales, debido a la incertidumbre en torno al empleo y los ingresos. Muchos afirman que haber aprendido a ahorrar antes de la pandemia les hubiera sido de gran utilidad para afrontar los retos económicos actuales.

La tarea de planificar los gastos se ha vuelto aún más compleja después de la pandemia, ya que lo que antes eran necesidades ahora pueden ser considerados como deseos (y viceversa).

Podríamos definir las necesidades como aquellos gastos imprescindibles para mantener un determinado estilo de vida, como por ejemplo el pago de la luz, el alquiler, la educación o la comida. Por su parte, los deseos se refieren a gastos que van más allá de las necesidades básicas.

Artículos relacionados