cuándo prescribe una deuda con hacienda en fase de embargo

Guía de prescripción de deudas en fase de embargo con Hacienda

Me encantaría que por cada vez que un empresario se cuestionara sobre la prescripción de sus deudas con Hacienda, recibiera un euro. Seguramente, podría disfrutar anualmente de unas maravillosas y merecidas vacaciones

El plazo de caducidad para una deuda con Hacienda

La prescripción de las deudas con Hacienda se produce después de 4 años. Esto ha quedado determinado en el artículo 66 de la Ley General Tributaria, donde se establece que este es el tiempo en el que la Administración pierde sus derechos a:

  • Cobrar las deudas pendientes
  • Realizar acciones legales para recuperarlas

Este plazo de 4 años comienza a contar desde la fecha en que finaliza el periodo voluntario de pago, es decir, desde el momento en que se debería haber liquidado el impuesto correspondiente.

Es importante tener en cuenta que, en algunos casos, puede haber interrupciones en la prescripción, lo que puede hacer que el plazo se extienda y la deuda no prescriba. Algunas situaciones que pueden interrumpir la prescripción son:

  • Notificación de un requerimiento de pago por parte de Hacienda
  • Ingreso parcial de la deuda
  • Interposición de una reclamación o recurso contra el acto administrativo que determinó la deuda

En estos casos, el plazo de prescripción se interrumpe y comienza a contar de nuevo desde el principio una vez finalizada la situación que lo provocó. Por tanto, es importante estar al corriente de cualquier notificación relacionada con la deuda con Hacienda para evitar que prescriba.

Por lo tanto, es necesario estar al tanto de cualquier notificación y tomar medidas para evitar que la deuda prescriba.

Hasta qué momento te puede exigir pagos la Agencia Tributaria

¿Recuerdas cuando te dije que lo de la prescripción no es exactamente lo que creías? (Tal vez sí, pero seguro que algunos se están equivocando con esto). Déjame explicártelo ahora.

Resulta que Hacienda puede reclamarte una deuda "hasta el infinito y más allá". Y ahí es cuando algunos me preguntan: "GesTron, ¿no dijiste que las deudas con Hacienda prescriben a los 4 años?"

Vamos a aclarar las cosas. Que una deuda con Hacienda prescriba en 4 años significa que esa es la cantidad de tiempo que la Administración tiene para reclamártela. Pero una vez que te la reclama, el plazo se reinicia (es decir, comienza un nuevo periodo de 4 años) y así sucesivamente.

Contenidos

La prescripción de deudas con entidades acreedoras

Las deudas con Hacienda y otras entidades acreedoras tienen un plazo de validez establecido, después del cual se considera que la deuda ha prescrito. Esto significa que el deudor ya no está obligado a pagarla.

¿ Cómo saber si mi deuda ha prescrito? ¿ Cuando prescriben las deudas con Hacienda? ¿ Hasta cuándo puede Hacienda reclamar las deudas? ¿ Qué alternativas existen si tienes deudas con Hacienda y no puedes pagarlas? Te lo explicamos.

Plazo de prescripción de deudas con Hacienda y entidades acreedorasSegún la legislación vigente, el plazo de prescripción para reclamar deudas fiscales y otras obligaciones económicas con entidades acreedoras es de cuatro años. Este tiempo se contará desde el último momento en que la Administración tenga conocimiento de la existencia de la deuda.

Sin embargo, si todavía no ha transcurrido el plazo de prescripción, es importante tomar medidas para solventar la deuda, como por ejemplo negociar un plan de pagos con la entidad acreedora.

Periodos de caducidad de las obligaciones tributarias

La prescripción de una deuda con Hacienda tiene un plazo máximo de 4 años, según lo establecido en el artículo 66 de la Ley General Tributaria.

Es importante distinguir entre prescripción y caducidad de una deuda, ya que puede haber interrupciones en el plazo de prescripción.

Los 4 años se cuentan desde el día siguiente al fin del plazo reglamentario para presentar la autoliquidación o declaración.

Inhabilitación del período de caducidad

La Ley General Tributaria recoge las deudas con Hacienda y establece los casos en los que el plazo de prescripción se interrumpe.

En su artículo 68.1, se detallan las siguientes situaciones:

a) La Administración tributaria toma medidas, con pleno conocimiento del obligado tributario, para el reconocimiento, regularización, comprobación, inspección, aseguramiento y liquidación de los elementos de la obligación tributaria, ya sea en su totalidad o en parte. Esto aplica incluso si la acción se dirige inicialmente a una obligación tributaria diferente debido a una declaración incorrecta del obligado tributario.

b) Se interponen reclamaciones o recursos de cualquier tipo, y el obligado tributario tiene conocimiento de ellos. Esto también se aplica a las acciones tomadas durante estas reclamaciones o recursos, la remisión de la denuncia a la jurisdicción penal o la presentación de una denuncia ante el Ministerio Fiscal. Además, la recepción de una comunicación de un tribunal, en la que se ordena la paralización de un procedimiento administrativo en curso, también interrumpe el plazo de prescripción.

Pueden ser perdonadas las deudas con Hacienda

Las deudas con Hacienda prescriben después de un tiempo determinado, que suele ser entre 4 y 10 años según el tipo de deuda. Lo más habitual es que prescriban después de 4 años.

Cada tipo de deuda tiene su propio plazo de prescripción, que puede variar entre 4 y 10 años. Sin embargo, la mayoría de las deudas con Hacienda prescriben a los cuatro años.

Es importante tener en cuenta que, después de cierto plazo, las deudas con Hacienda dejan de ser exigibles. Este periodo de tiempo puede ser de hasta 10 años, pero lo más común es que prescriban tras 4 años.

Cuáles son las obligaciones imperecederas

Las deudas con Hacienda pueden perseguirse eternamente. A pesar de lo que se establece en el Artículo 66 de la Ley General Tributaria, donde se menciona la prescripción de todas las deudas, existen algunas excepciones que no tienen fecha de caducidad. Esto significa que, independientemente del tiempo transcurrido, la Agencia Tributaria puede reclamar su pago en cualquier momento.

Pero no todo está perdido. Ante estas situaciones, puede haber una posible solución al declarar concurso del deudor. Sin embargo, no es una tarea sencilla escapar del alcance de Hacienda. Es un camino complicado y lleno de obstáculos, pero puede ser una opción a considerar en caso de estar en una situación de deuda perpetua con el fisco.

Caducan las obligaciones tributarias

¿Sabías que también hay un plazo límite para que la Agencia Tributaria pueda reclamarte deudas? Una vez superado dicho plazo, estarías libre de tener que pagarlas. Este es uno de los aspectos importantes que debes tener en cuenta en cuanto a tu situación financiera.

Es fundamental que tengas presente que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España Digital 2025, y el Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 son iniciativas clave en la utilización de los fondos Next Generation de la UE. Estos planes buscan impulsar el desarrollo y modernización de la economía española, fomentando la transformación digital de las empresas y la sociedad en general.

Es importante que estés al día con respecto a estos programas y que sepas cómo pueden beneficiarte. Con una adecuada gestión y aprovechamiento de los recursos disponibles, podrás mejorar tus resultados y fortalecer tu posición en el mercado.

Por ello, no dudes en informarte y asesorarte para aprovechar al máximo las oportunidades que ofrecen estos planes de financiación europeos. Recuerda que es una responsabilidad compartida entre los gobiernos y las empresas hacer un buen uso de estos fondos para lograr una Europa más competitiva, sostenible e inclusiva. ¡No dejes pasar esta oportunidad!

Artículos relacionados