cual es el proceso de elaboracion del whisky

Aprende cómo se elabora el whisky en simples pasos todo lo que necesitas saber

A lo largo de los siglos, ha habido notables evoluciones en la producción del whisky, iniciadas en el siglo XV. Entre las innovaciones más destacadas se encuentran la incorporación de destiladores de flujo continuo y la utilización de los blends, una mezcla de cebada y otros granos.

La destilación del whisky una obra maestra alcohólica

¿Cuál es el mejor whisky? Esta es una pregunta que me encuentro frecuentemente durante mis recorridos por Edimburgo, Glasgow y Stirling. Sin duda, es una cuestión fácil de responder si nos basamos en los ganadores del premio World Whiskies Award, un prestigioso certamen internacional que elige a los mejores whiskies del mundo. Eso sí, si deseas probar uno de estos destacados ganadores, ¡prepara tu cartera para pagarlo!

Tanto el mejor como el peor whisky comparten un punto en común: su origen. Sin embargo, hay una serie de factores que influyen en el sabor final de esta bebida, como el agua, el grano, la temperatura, el tiempo de envejecimiento en barrica, el tipo de barrica, la levadura utilizada, la destilería y los alambiques. Todas estas variables determinarán si un whisky puede considerarse el mejor del mundo o si lo puedes adquirir por un precio más asequible en el supermercado.

Además, el proceso de elaboración del whisky es uno de los más complejos entre las bebidas destiladas. De hecho, según la ley escocesa, la bebida debe envejecer en barrica de roble durante al menos 3 años para poder ser considerada como tal. ¿Te has preguntado cuáles son sus ingredientes y cómo se produce? Son tres los componentes fundamentales: agua, grano y levadura.

Elaboración del whisky una ruta hacia su perfección

La clave para crear el mejor whisky escocés es contar con malta de alta calidad. Para lograrlo, es imprescindible romper el grano en un molinillo, facilitando así la extracción de azúcares durante el proceso de empastado.

En el empastado, el grano se mezcla con agua a una temperatura específica, que varía de 60ºC a 80ºC dependiendo de la destilería. De esta manera, se extraen los azúcares del grano y se obtiene el mosto, un líquido dulce gracias a dichos azúcares.

Una vez obtenido el mosto, el siguiente paso es la fermentación. Sin embargo, antes de proceder, es necesario enfriar el líquido, ya que a altas temperaturas la levadura se vería afectada y no podría realizar su función. Normalmente se utilizan cubas de madera o acero inoxidable con una capacidad que va desde los 20.000 hasta los 250.000 litros. Este proceso suele durar entre 2 y 3 días.

El embotellado

Nuestro icónico whisky Bushmills pasa por un proceso esencial antes de llegar a su botella y, finalmente, a tu copa. ¿Qué es lo primero que hacemos después de haberlo preparado? Lo filtramos y lo mezclamos con agua de manantial, lo que suaviza su sabor y equilibra su fuerza alcohólica. Posteriormente, lo embotellamos en nuestra emblemática y reconocida botella, lista para ser disfrutada.

A grandes rasgos, podemos decir que la mayoría de los mejores whiskies siguen un procedimiento similar, aunque cada destilería tiene su propia técnica y secretos. Como un chef con sus trucos, cada lugar tiene su forma única de crear su whisky característico. Sin embargo, en Bushmills mantenemos una tradición inquebrantable de más de cuatro siglos, sin cambios en nuestra receta original ni en nuestros procesos artesanales. Le dedicamos el mismo cuidado y devoción a nuestra materia prima como lo hemos hecho desde siempre. ¡Sláinte!

La Fabricación del Whisky Escocés Todo lo que Necesitas Saber sobre su Elaboración

El whisky escocés es una bebida muy apreciada tanto para ser consumida después de una cena como para ser disfrutada en un bar. Este tipo de whisky, ya sea de grano o de malta, se somete a procesos de envejecimiento que suelen variar en el tiempo.

Para cumplir con los estándares de calidad y sabor, la producción de whisky escocés debe regirse por estrictas normativas establecidas por la ley. Esto garantiza que cada botella de whisky escocés lleve consigo la identidad y autenticidad de su origen.

Una vez elaborado, el whisky escocés se clasifica en cinco categorías distintas que se diferencian por su proceso de fabricación, ingredientes utilizados y características organolépticas.

El proceso para producir whisky un recorrido por su elaboración

En la destilación de whisky, comúnmente se ha empleado cebada que, tras pasar por un proceso de malteado, puede fermentar. Sin embargo, es posible utilizar otros granos o una mezcla de ellos. A este proceso se le conoce como mash bill o grain bill y cada destilería tiene su propia receta.

Para comprender mejor estos pasos, es útil verlo desde la perspectiva de la planta. Imagínate volviendo a la escuela y recordando cómo la semilla almacena nutrientes para germinar y dar origen a una nueva planta cuando las condiciones son favorables. Estos nutrientes se presentan en forma de almidón, que durante la germinación se convierten en azúcares para alimentar el crecimiento de la planta.

De manera similar, en la destilación del whisky se "engaña" a la planta para que transforme el almidón en azúcar. Una vez obtenida la "malta verde", momento en que la semilla ha comenzado a germinar, se detiene el proceso para que el azúcar no sea consumido y pueda ser fermentado. Este procedimiento se conoce como malteado.

El Proceso de Destilación del Whisky

La destilación es esencial en la producción del whisky ya que sin ella solo tendríamos una cerveza. Se realiza en diferentes tipos de alambiques, y la elección de uno u otro tendrá un impacto en el resultado final, como hemos visto previamente.

La mayoría de los single malt se destilan en dos alambiques tradicionales consecutivos, conocidos como wash still y spirit still, para la primera y segunda destilación, respectivamente. El wash still siempre es de mayor tamaño ya que se lleva a cabo una destilación completa del producto fermentado.

El envejecimiento juega un papel crucial en el whisky, y de cómo y dónde se lleve a cabo dependerá en gran parte del resultado final.

Grano

En el proceso de elaboración del whisky se utilizan granos como el trigo, el centeno, la cebada y el maíz, cada uno otorgando un sabor único al destilado. Sin embargo, la cebada es el único grano utilizado en la elaboración del whisky escocés.



Para obtener alcohol en la producción de whisky, es necesario que el grano tenga azúcar en forma de almidón. Este se encuentra naturalmente en el grano, pero para obtener la mayor cantidad posible, es necesario que el grano pase por un proceso de malteado.


El proceso de malteado consiste en la germinación del grano, donde se liberan enzimas que ayudan a liberar una mayor cantidad de almidón. Es por eso que, si en una botella se lee "whisky de malta", no tiene nada que ver con el país mediterráneo, sino que indica que el whisky fue elaborado con granos malteados.

La destilación

La verdadera función de la destilación: refinando el alcohol

Con frecuencia confundimos la destilación con la etapa de producción de alcohol, pero en realidad son procesos diferentes. Mientras que el alcohol se produce en la fermentación, en la destilación lo purificamos. Para ello, utilizamos alambiques de cobre tradicionales, que son como ollas gigantes.


En nuestro fermentado, el contenido de alcohol es bajo (8%) y la proporción de agua, alta. Sin embargo, buscamos un resultado de alta graduación alcohólica, por lo que extraemos el alcohol mediante el calentamiento del alambique. A una temperatura de 78°C, el alcohol se evapora, mientras que el agua lo hace a los 100°C. Gracias a esta diferencia de punto de ebullición, el vapor de alcohol asciende y se dirige hacia la cima del alambique, donde se encuentra un serpentín de cobre sumergido en agua fría. Allí, el cambio de temperatura provoca la condensación del alcohol, obteniendo así nuestra primera destilación: un "Low Wine" de 35%.


Es relevante mencionar que los alambiques utilizados en la destilería Bushmills son los mismos desde sus inicios, con el objetivo de conservar su carácter y aroma característicos. Son icónicos debido a su pequeño tamaño, lo que limita nuestra producción, pero garantizando siempre nuestra alta calidad. Los alambiques de la destilería Bushmills son reconocidos en toda Irlanda, tanto que incluso se encuentran representados en la parte trasera de los billetes de la moneda nacional.

Artículos relacionados