centro de conocimiento proyectos tecnicos como prevenir un exceso de humedad en el invernadero

Evita el exceso de humedad en tu invernadero con nuestra ayuda técnica

Hay varios inconvenientes que pueden surgir en el cultivo debido a un exceso de humedad en el invernadero, como el crecimiento desigual y la propagación de enfermedades. Por lo tanto, resulta esencial vigilar y regular la humedad en el ambiente con la ayuda de un dispositivo de deshumidificación. Este puede disminuir o aumentar la cantidad de humedad presente en el invernadero. En este escrito, nuestro experto nos instruye sobre los métodos de prevención y reducción de la alta humedad en el invernadero.

Cambio en el DPV ante fluctuaciones de temperatura a igual humedad relativa

En la tabla presentada, se puede observar que una humedad relativa determinada puede generar una gran variedad de resultados en la transpiración, los cuales solo pueden ser identificados mediante el uso del DPV.

Mejorar la ventilación y reducir la humedad en el invernadero

¿Cómo reducir la humedad en el invernadero de forma efectiva?

Una alternativa para disminuir el exceso de humedad en el invernadero es incrementar la ventilación. Si se cuenta con un recubrimiento plástico anti-condensación, este promoverá la salida de humedad, la cual se condensará en el techo. Sin embargo, en ciertos casos, esto no resulta suficiente y se requiere de una mayor salida de vapor de agua. Una solución es hacer una pequeña apertura en la pantalla del invernadero, lo que permitirá un mejor drenaje. No obstante, este método tiene la desventaja de que durante los meses de invierno, puede entrar aire frío a través de esta abertura.

Otra técnica utilizada por algunos agricultores es el uso de ventiladores en lugar de crear aberturas en el techo del invernadero. No obstante, se deben abrir las ventanas con regularidad, suponiendo una pérdida de calor o un aumento en la entrada de éste, lo que resulta en un mayor consumo de energía.

Alternativa de deshumidificación mediante unidades especializadas

Una manera muy efectiva de reducir la humedad en el invernadero es mediante el uso de unidades de deshumidificación. Este equipo atrae el aire húmedo del invernadero, lo dirige a través del sistema donde se calienta y se seca. Posteriormente, el aire seco y caliente es reintroducido en el invernadero, y la humedad extraída puede ser reutilizada. La principal ventaja de este método es que no se desperdicia energía, ya que tanto la electricidad utilizada como el calor emitido vuelven al invernadero. Además, el agua extraída puede ser aprovechada como agua de proceso.

Optimización del clima en el invernadero cómo mantener un ambiente ideal

El control climático y su correcta gestión suelen ser factores clave para la productividad diferencial en la agricultura protegida y la tradicional. Esta diferencia solo puede alcanzarse si se cuenta con el conocimiento, el seguimiento, la previsión y la estructura adecuados en el invernadero.

La regulación del clima se concentra en modular la radiación solar, la temperatura, el nivel de CO2 y la humedad. Los cuatro son fundamentales y serán analizados en las próximas entradas, pero empezaremos por la humedad, debido a su gran potencial de beneficio práctico.

El impacto del DPV en la cosecha de tomates Trigui et al

Las hortalizas que se cultivan en invernaderos suelen tener valores ideales de DPV de entre 0.7-1.4 kPa, aunque estos pueden variar dependiendo de factores como el enraizamiento, manejo de riego y concentración salina de la solución nutritiva.

Aspectos fundamentales sobre la presencia de humedad en la atmósfera

En términos prácticos, la regulación de la humedad en el invernadero tiene dos aplicaciones principales: la patológica y la transpiratoria. La primera se enfoca en prevenir la aparición de hongos y bacterias que necesitan altos niveles de humedad, como Botrytis, Phytohthora, Phytium, Alternaria, Colletotrichum, Stemphylium, Clavibacter, Erwinia, Pseudomonas, Xanthomonas, entre otros.

Por ende, el desafío consiste en crear condiciones desfavorables para su establecimiento. Esto se logra reduciendo el contenido de humedad en el invernadero y limitando el tiempo en el que la temperatura ambiente es igual o menor a la temperatura de condensación (punto de rocío).

Para evitar la condensación, es importante mantener un contenido de humedad adecuado dentro del invernadero. Esto puede lograrse mediante la regulación de la temperatura y la ventilación adecuadas.

Otra forma de controlar la humedad es a través del uso de materiales de construcción adecuados que tengan propiedades de aislamiento, evitando así la condensación. Además, es importante revisar y reparar cualquier filtración de agua en el invernadero para evitar un aumento en los niveles de humedad.

Mantener un equilibrio adecuado entre la humedad y la temperatura es esencial para el éxito en la producción agrícola bajo techo.

Medir la humedad del aire en el interior de un invernadero

Nivel de humedad en el invernadero

Para conocer el nivel de humedad en tu invernadero, es vital determinar la humedad ambiente presente en él. Medir la humedad absoluta es la forma más precisa de hacerlo. Esta nos indica la cantidad de humedad presente en el aire dentro del invernadero, expresada en gramos por metro cúbico (g/m3) o gramos por kilogramo (g/kg) de aire.

Una vez que hayas medido la humedad presente en tu invernadero, entonces podrás determinar si esta es demasiado alta. En caso afirmativo, deberás buscar la manera de reducirla mediante un proceso de deshumidificación.

Disminuir la humedad en el interior del invernadero

Cuando se da una gran evaporación en un cultivo, hay un aumento en el nivel de humedad y esto se refleja en el invernadero. Si bien la evaporación es esencial para la absorción de minerales, un exceso de ésta puede resultar en una humedad excesiva en el invernadero. Para remediar esta situación, una posible solución sería reducir la temperatura en el invernadero. De esta manera, se disminuye la evaporación y la salida de humedad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta acción no debe disminuir la evaporación por debajo del mínimo necesario. De lo contrario,

¡se pone en riesgo la salud de las plantas!

Principios del DPV y perdida de agua en los cultivos

La transpiración de la planta en el invernadero es fundamental, ya que puede aportar hasta 10 veces la cantidad de agua necesaria para mantenerlo saturado. En otras palabras, ¡la planta es el gran humidificador del invernadero!

Al diseñar un invernadero, es esencial analizar su capacidad de ventilación. Para lograrlo, se debe tomar en cuenta la geometría, volumen, tipo y superficie de ventilación, así como las características del plástico utilizado y la porosidad de las mallas.

¿Quieres asegurarte de tener una climatización adecuada en tu invernadero? ¡Contáctanos! En nuestro equipo podemos ayudarte a diseñar e instalar un sistema automatizado que mantenga los niveles de humedad ideales en tu invernadero.

Aprenda semanalmente sobre Horticultura con nuestra suscripción

El uso adecuado de los fitosanitarios y Biocidas requiere el cumplimiento de las normativas de registro en cada país. Es fundamental garantizar la seguridad del usuario al emplear estos productos. Para ello, es necesario leer detenidamente la etiqueta del producto, las instrucciones de uso y la hoja de seguridad o ficha técnica. El registro y las condiciones del país en cuestión determinarán la posibilidad de venta de dichos productos.

Factores que influyen en la humedad del interior del invernadero

Niveles de humedad afectan a la salud de las plantas

La humedad en el aire es un factor crucial para el bienestar de las plantas. Por un lado, una falta de humedad puede provocar una transpiración excesiva, lo que impide que el sistema radicular pueda abastecer adecuadamente a la planta. Como consecuencia, la planta cierre sus estomas para protegerse, disminuyendo el flujo de CO2, agua y minerales, y provocando un sobrecalentamiento.

Por otro lado, un exceso de humedad puede tener efectos negativos en la salud de las plantas. Al reducir la transpiración, se crean condiciones propicias para la aparición de enfermedades fungosas y bacterianas.

Artículos relacionados