blog que ayudas son compatibles con el ingreso minimo vital

Blog sobre la compatibilidad entre el Ingreso Mínimo Vital y las ayudas económicas

El pasado viernes 29, en una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, se dio luz verde al Ingreso Mínimo Vital (IMV), el cual fue establecido en el Real Decreto-ley 20/2020, de 29 de mayo.

Cuáles son los requisitos para solicitar el IMV

Es importante destacar que el beneficiario de esta ayuda no es el individuo, sino la unidad de convivencia. Esto sucede de manera similar con otras ayudas destinadas a las familias más vulnerables, como los bonos sociales para el pago de la luz o la calefacción.

Hay algunas excepciones a esta regla, tales como las personas mayores de 23 años que vivan en un piso compartido sin formar parte de una unidad de convivencia única, mujeres mayores de edad que sean víctimas de violencia de género, así como aquellas que han sido víctimas de trata de seres humanos y explotación sexual. También las personas de entre 18 y 22 años que provengan de hogares de acogida o de familias desestructuradas.

El titular de la unidad de convivencia

En general, la ayuda es recibida por la persona titular de la unidad de convivencia, siempre y cuando tenga más de 23 años de edad. Puedes consultar todas las excepciones en la página oficial de la Seguridad Social.

Esta persona titular puede estar casada o tener una pareja de hecho, además de ejercer tutela sobre otras personas en la unidad de convivencia. También se incluyen los familiares que conviven en el hogar y están bajo su responsabilidad.

Requisitos para recibir la ayuda

Para poder recibir el Ingreso Mínimo Vital, la unidad de convivencia debe estar constituida de manera continua durante al menos los últimos seis meses antes de solicitar la ayuda. Además, existe un límite máximo de ingresos para poder ser beneficiario, el cual depende del número de miembros que formen la unidad de convivencia.

Se ajusta a las prestaciones regionales

La prestación también es compatible con las rentas de inserción de las comunidades autónomas. A diferencia de lo que ocurre con el salario, las pensiones u otras prestaciones, la cuantía de estas pagas no se tiene en cuenta para determinar si el solicitante se ha excedido del máximo de ingresos permitido para tener derecho al IMV o si se descuenta a la hora de calcular el montante.

En otras palabras, si una familia recibe como único ingreso la renta de inserción de su comunidad autónoma, igualmente puede ser beneficiaria del ingreso mínimo vital, lo que equivale a percibir un ingreso mínimo vital equivalente a la renta otorgada por la comunidad autónoma.

Así lo establece el Boletín Oficial del Estado: "En el cómputo de ingresos quedan expresamente excluidas las prestaciones autonómicas concedidas en concepto de rentas mínimas. Por tanto, el ingreso mínimo vital se configura como una prestación "suelo" compatible con las prestaciones autonómicas que las comunidades autónomas puedan conceder en términos de cobertura y generosidad en ejercicio de sus competencias estatutarias. De esta manera, el diseño del IMV, respetando el principio de autonomía política, permite a las comunidades autónomas adaptar su acción protectora a las necesidades específicas de su comunidad.

Sin embargo, en sentido contrario, el ingreso mínimo vital cuenta como un ingreso para acceder a las rentas mínimas otorgadas por las comunidades autónomas. En ocasiones, puede resultar recomendable solicitar primero estas prestaciones y luego, en un momento posterior, el IMV, para garantizar el acceso a ambos. Sin embargo, esto no siempre es efectivo, puesto que además de las revisiones periódicas que se realizan para comprobar la situación de los beneficiarios, las rentas de inserción de las comunidades autónomas suelen exigir como requisito previo haber solicitado todas las demás prestaciones disponibles antes de acceder a las mismas. Entre estas, por supuesto, se incluye el ingreso mínimo vital.

Cuál es el objetivo del Ingreso Mínimo Vital

El Ingreso Mínimo Vital es una prestación no contributiva de la Seguridad Social que garantiza unos ingresos mínimos a quienes carecen de ellos. Es accesible siempre y cuando se cumplen los requisitos establecidos. Por tanto, se asegura que esta "red de seguridad" estará disponible para quienes lo necesiten.

Esta ayuda económica permite mejorar la calidad de vida de aquellas personas más vulnerables y excluidas de la sociedad. Al recibir el Ingreso Mínimo Vital, se garantizan unos ingresos suficientes para cubrir las necesidades básicas y promover su inserción en la sociedad.

La fórmula de acceso al Ingreso Mínimo Vital se basa en evaluar la situación social y económica de cada solicitante. De esta manera, se pueden ajustar los beneficios a las necesidades específicas de cada individuo o familia, promoviendo así una distribución equitativa de los recursos.

Además, esta prestación no contributiva de la Seguridad Social también previene la pobreza y la exclusión social, ya que promueve la autonomía y la inclusión social de las personas más desfavorecidas.

Es una oportunidad única para apoyar a quienes más lo necesitan y construir una sociedad más justa y solidaria.

Cuál es el límite de la suma a recibir en concepto de prestación máxima

Renta garantizada para personas adultas

La renta garantizada es una ayuda económica destinada a personas adultas que vivan solas y que estén en situación de vulnerabilidad. Esta ayuda consiste en un pago mensual de 462 euros, que se va a cobrar en 12 pagas a lo largo del año.



Renta aumentada para unidades de convivencia

En el caso de que varias personas vivan juntas, formando una unidad de convivencia, la cantidad de la renta garantizada aumentará de acuerdo al número de miembros. En concreto, 139 euros por cada persona adicional, ya sea adulta o menor, hasta un máximo de 1.015 euros al mes.



Complemento para familias monoparentales

Las familias monoparentales, es decir, aquellas que están formadas por un adulto y uno o más menores a su cargo, recibirán un complemento adicional de 100 euros mensuales por cada menor a su cargo. Esto se suma a la renta garantizada y al aumento correspondiente por unidad de convivencia.



Definición de unidad de convivencia

Una unidad de convivencia está compuesta por personas que viven juntas y están unidas por algún tipo de vínculo familiar o como pareja de hecho. Se incluyen hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, así como adopción, guarda con fines de adopción o acogimiento familiar permanente. Es importante destacar que las personas de una misma unidad de convivencia solo pueden recibir una sola renta garantizada.

Las condiciones necesarias para pedir el Ingreso Mínimo Vital

Más allá de cumplir con los requisitos básicos establecidos, acceder al Ingreso Mínimo Vital estará sujeto a tener ingresos inferiores a la renta garantizada y un patrimonio menor al máximo permitido.

Cabe destacar que existen excepciones a esta obligación de cumplimiento de requisitos. Se considerarán ciertas situaciones especiales para ciertos colectivos, como personas víctimas de trata, explotación sexual o violencia de género. Estas personas deberán presentar un informe emitido por los servicios que les atienden o por servicios sociales públicos que acredite su condición.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha puesto a disposición de los ciudadanos un simulador que les ayuda a determinar si cumplen con los requisitos para recibir el ingreso mínimo vital.

Cuál es el umbral de ingresos máximo para ser elegible para el IMV

Para percibir el IMV, es necesario que la persona o unidad de convivencia tenga ingresos inferiores a la renta garantizada. Esto significa que, en el caso de una persona adulta que viva sola, sus ingresos mensuales no deben ser superiores a 462 euros. Si en la unidad de convivencia hay más personas, se sumarán 139 euros adicionales por cada adulto o menor, hasta alcanzar un máximo de 1.015 euros al mes.

Sin embargo, existe una excepción a esta regla: aquellas personas que tengan a su cargo a un menor con un grado de discapacidad igual o superior al 33% podrán tener ingresos superiores a la renta garantizada y seguir percibiendo el IMV.

Es importante destacar que el IMV no es compatible con otras ayudas económicas del mismo fin, ya sea proporcionadas por las administraciones públicas o por entidades privadas. Además, si la persona solicitante tiene ingresos procedentes de un trabajo, estos serán tenidos en cuenta en el cálculo de los ingresos totales de la unidad de convivencia.

En caso de que la persona o unidad de convivencia cumpla con todos los requisitos para percibir el IMV, el importe a recibir no será siempre el mismo. La cantidad dependerá de los ingresos de la unidad de convivencia y de su composición, así como de otras circunstancias específicas, como por ejemplo el lugar de residencia.

Artículos relacionados