autismo de alto funcionamiento como definirlo

Autismo de alto funcionamiento definición y características clave

El TEA es un trastorno del desarrollo cerebral que se destaca por presentar habilidades sociales, conductas y sensibilidades diferentes a las de las personas neurotípicas.

Análisis del espectro autista en individuos con alto nivel cognitivo

En general, cuando se busca diagnosticar el autismo, se acude a un psicólogo capacitado en TEA que realiza una evaluación especializada.

Existen varias medidas que suelen ser utilizadas para llevar a cabo este diagnóstico. Algunas de ellas son:

  • Entrevistas: Estas permiten obtener información detallada sobre el comportamiento y las habilidades sociales del paciente.
  • Cuestionarios: Se utilizan para recopilar información de los padres, cuidadores y profesores sobre el desarrollo y comportamiento del paciente.
  • Observación clínica: El profesional observa directamente al paciente para evaluar su comunicación, interacciones sociales y comportamiento.
  • Pruebas de desarrollo: Existen diferentes pruebas que miden el desarrollo del niño en áreas como el lenguaje, la motricidad y la coordinación.

Estas herramientas proporcionan al psicólogo una visión completa del paciente y le permiten realizar un diagnóstico preciso. Aunque no existe una prueba específica para diagnosticar el autismo, la combinación de estas medidas es esencial para una evaluación exhaustiva.

Colaboración entre pares para individuos con autismo

Es de vital importancia brindar el respaldo y protección necesarios para las personas que viven con autismo. Para ello, es recomendable que se pongan en contacto con asociaciones conformadas y dirigidas por individuos autistas, ya que allí podrán obtener información detallada y precisa.

Las organizaciones mencionadas ofrecen recursos valiosos sobre el diagnóstico, tratamientos disponibles, así como defensa y apoyo tanto para las personas con autismo como para sus allegados.

Autismo de alto funcionamiento

El autismo de alto funcionamiento, a diferencia de lo que muchos creen, no se considera una categoría específica dentro del trastorno del espectro autista. Ni el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), ni la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) lo incluyen como subcategoría. Sin embargo, algunos expertos lo consideran como una forma diferente de autismo. Es decir, posee características similares a otros tipos de autismo, pero sus síntomas son más leves.

Como ya hemos mencionado anteriormente, podría ser clasificado en el nivel 1 del espectro. Además, suele presentarse con un coeficiente intelectual similar al de la población general, o incluso superior.

A veces, el autismo de alto funcionamiento se confunde con el síndrome de Asperger, aunque existen algunas diferencias. Mientras que en el Asperger suelen haber dificultades en habilidades no verbales, memoria visual y percepción de emociones, en el caso del autismo de alto funcionamiento los niños suelen tener una mejor coordinación motora.

Rasgos de individuos con autismo leve

Las personas con autismo altamente funcional suelen ser diagnosticadas en la edad adulta. Esto se debe a su inteligencia elevada, lo que les ayuda a superar las dificultades del trastorno. Aunque, por el contrario, las familias y la sociedad sí pueden notar ciertas limitaciones, estas se atribuyen generalmente a la personalidad y rara vez se sospecha del autismo.

Pero, ¿cómo son realmente estas personas con autismo altamente funcional? Son reconocidos por su alto coeficiente intelectual y destacan especialmente en la inteligencia espacial. Tienen habilidades para imaginar, visualizar y distinguir entre objetos en dos o tres dimensiones. Además, poseen la capacidad de transformar conceptos y manipular datos y objetos con facilidad.

Comprendiendo los trastornos del espectro autista

Trastornos del Espectro del Autismo (TEA)* es un grupo de alteraciones en el desarrollo que comparten ciertas características pero se manifiestan con diferente intensidad. Estos trastornos tienen un origen principalmente genético, aunque no exclusivo, y sus signos principales deben cumplir con los siguientes criterios:

Dentro de este espectro del autismo*, encontramos una amplia variedad de síntomas, desde el autismo clásico hasta el autismo de alto funcionamiento, pasando por otros como el síndrome de Asperger. Cada persona con TEA presenta una combinación única de síntomas y niveles de funcionamiento, lo que hace que cada caso sea distinto y requiera una atención individualizada.

Existen tres áreas fundamentales en las que se pueden manifestar los síntomas del TEA*: la comunicación, la interacción social y el comportamiento. Dependiendo de cada individuo, estas áreas pueden verse afectadas de manera diferente, lo que se refleja en la variabilidad en la intensidad de los síntomas.

Mientras que algunas personas con TEA pueden tener dificultades para comunicarse verbalmente y establecer relaciones sociales, otras pueden tener un buen nivel de habilidades lingüísticas y de interacción social, pero presentar comportamientos repetitivos o rigidez en su comportamiento.

Es importante señalar que el TEA no es una condición única*, sino que abarca un amplio espectro de síntomas y niveles de afectación. Por lo tanto, es fundamental realizar una evaluación y diagnóstico preciso* para proporcionar un tratamiento adecuado y ajustado a las necesidades individuales. Además, es crucial ofrecer un apoyo y una comprensión adecuados* a las personas con TEA y sus familias, para ayudarles a desarrollar todo su potencial y llevar una vida lo más independiente y plena posible.

Desentrañando el Enigma del Síndrome de Asperger

El Síndrome de Asperger es un trastorno que forma parte del espectro del autismo y se diferencia por una serie de peculiaridades en su perfil clínico. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Dificultad en la interacción social y en la comprensión de las emociones de los demás.
  • Intereses restringidos y comportamientos repetitivos.
  • Dificultad en la comunicación no verbal y en la interpretación de los gestos y expresiones faciales.
  • Dificultad en la coordinación motora y en la planificación de actividades.

Otras características frecuentemente presentes en las personas con Síndrome de Asperger son la perseveración en sus intereses y rutinas, la rigidez en el pensamiento y la sensibilidad sensorial. Estos síntomas pueden variar en intensidad y en la forma en que se manifiestan en cada individuo, pero suelen estar siempre presentes como parte de este trastorno.

A pesar de que el Síndrome de Asperger no tiene cura, es posible aprender estrategias para mejorar la adaptación a nivel social, emocional y cognitivo. Con el apoyo adecuado, las personas con Síndrome de Asperger pueden desarrollar habilidades para navegar por el mundo de manera eficaz.

Cómo definir el TEA

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por diferentes habilidades sociales, comportamientos y sensibilidad sensorial en comparación con individuos neurotípicos.

La "gravedad" de este trastorno puede manifestarse en las habilidades sociales o patrones de comportamiento, determinando así la cantidad de apoyo que una persona con TEA necesita. De acuerdo con el DSM, se clasifican tres niveles de funcionamiento en individuos autistas: Nivel 1, Nivel 2 o Nivel 3.

Terapia Online

En Psicología Online Avanzada, nos enfocamos en utilizar métodos basados en evidencia científica y en ofrecer cercanía y comprensión para abordar tu problema. Contamos con profesionales certificados que te guiarán en el camino hacia tus metas.

Además, aprovechamos la tecnología para llevar a cabo las sesiones a través de vídeo-llamada. De esta manera, rompemos barreras y facilitamos tu acceso a la terapia online. Te invitamos a dejarnos ayudarte y dar un paso más hacia la consecución de tus objetivos.

La evaluación del nivel de autismo métodos de diagnóstico

El diagnóstico de los trastornos del espectro autista puede ser complejo. A menudo, el autismo de alto funcionamiento no se detecta o se confunde con otros trastornos. Incluso en la edad adulta, puede no ser confirmado.

El mayor problema radica en que muchas veces, estos niños son diagnosticados y tratados por otras enfermedades. Por ejemplo, se les trata por trastornos obsesivo-compulsivos o de déficit de atención e hiperactividad.

Sin embargo, es habitual que los trastornos del espectro sean identificados en los primeros años de vida. Los niños con autismo suelen presentar dificultades en el desarrollo del lenguaje, la comunicación y en las interacciones sociales.

Artículos relacionados