alquiler cuando me puedo deducir por alquiler de vivienda

Guía para deducir alquiler de vivienda como inquilino

A partir del primero de enero del año 2015, se elimina la posibilidad de deducir por concepto de alquiler de la residencia habitual. Sin embargo, se establece un período de transición que permite mantener este beneficio si se cumplen los requisitos dispuestos a continuación:

Deducciones autonómicas por alquiler

Menores de 35 años y la deducción por alquiler de vivienda en Aragón

Según el Artículo 48 de la Ley de Hacienda de Aragón, los contribuyentes menores de 35 años pueden beneficiarse de una deducción del 15% en sus impuestos si cumplen ciertas condiciones.



Esta deducción aplica a los gastos pagados por alquiler de su vivienda habitual, con un límite máximo de 500€. Sin embargo, para poder acceder a ella, la suma de las casillas 0435 y 0460 de la declaración no puede superar los 19.000€.



Es importante destacar que esta deducción solo se aplica en casos específicos. En Aragón, es necesario que la vivienda se alquile como dación en pago de un préstamo para poder beneficiarse de ella. Esto significa que el inquilino entrega su vivienda al propietario para saldar una deuda.



En cambio, si la base imponible general y del ahorro es inferior a 25.009€ y las cantidades pagadas por el alquiler superan el 10% de la base imponible, se puede acceder a una deducción del 10% con un máximo de 455€ en lugar del 15%.



Desglosando las bonificaciones regionales por arrendamiento de inmuebles en la declaración de impuestos

Las deducciones autonómicas por el alquiler de vivienda habitual pueden ser un beneficio fiscal para aquellos contribuyentes que residen en determinadas regiones y cumplen con ciertos requisitos. Estas ayudas son compatibles con la deducción estatal, como ya se ha explicado previamente.

A continuación se enumeran las diferentes ayudas en este ámbito que ofrecen las comunidades autónomas para la declaración de la renta del 2022. Además, para facilitar la consulta de los requisitos específicos que se deben cumplir en cada territorio, se adjuntan enlaces directos a cada una de las deducciones de cada región.

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Andalucía

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Aragón

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Asturias

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Canarias

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Cantabria

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Castilla y León

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Castilla-La Mancha

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Cataluña

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Extremadura

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Galicia

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Islas Baleares

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en La Rioja

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Madrid

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Murcia

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Navarra

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en País Vasco

Deducción autonómica por el alquiler de vivienda habitual en Valencia

Beneficios de la desgravación del alquiler de la residencia principal en todo el país

Desgravación estatal en la renta por arrendamiento de vivienda

La desgravación estatal para el alquiler de vivienda es de 10,05% del monto total del alquiler, con un límite máximo de 9040 € al año.

Sin embargo, este límite máximo solo aplica a aquellos cuya base imponible sea inferior a 17.707,2 €. Si tu base imponible supera ese monto, la desgravación se irá reduciendo hasta desaparecer por completo cuando alcances 24.107,2 €. Esto significa que si tu base imponible es mayor a 24.107,2 €, no podrás desgravarte ninguna cantidad aunque tengas un contrato de alquiler anterior a 2015.

Optimizando la deducción en la declaración de impuestos por alquiler

Los inquilinos tienen derecho a dos tipos de deducciones: la autonómica, que sigue vigente, y la estatal, que ya no se aplica en contratos firmados después del 1 de enero de 2015. Por lo tanto, solo aquellos que hayan firmado contratos antes de esa fecha pueden aprovechar las ventajas fiscales que representan un 10,05% de la renta anual, siempre que sus ingresos no superen los 24.107,20€.

Únicamente los menores de 35 años pueden beneficiarse de estas deducciones, siempre y cuando su salario bruto anual no exceda los 25.620€ en tributación individual o 36.200€ en tributación conjunta. La desgravación equivale al 30% del alquiler, con un tope máximo de 1.000€.

En caso de que el arrendatario sea menor de 40 años, tenga al menos dos hijos a su cargo y esté desempleado durante al menos 183 días, también tendrá derecho a la deducción.

Los pasos para aplicar la deducción de alquiler en tu declaración

Deducciones por alquiler: diferenciando la estatal y la autonómica

A la hora de hacer nuestra declaración de la renta, es importante distinguir entre la deducción estatal por alquiler de vivienda habitual y las deducciones autonómicas por alquiler, que suelen estar disponibles en la mayoría de las comunidades.

La cantidad máxima que podemos deducir en la declaración es de 9.040 euros al año. Sin embargo, para poder beneficiarnos de la deducción estatal, es imprescindible verificar que los "datos identificativos" sean correctos y no contengan errores.

La deducción se reflejará en las casillas 562 y 563 de la declaración. Además, hay otras casillas a tener en cuenta, como la 719 en la que debemos incluir los importes que hayamos pagado al arrendador 1, junto con su NIF, y la casilla 720 en la que se detalla lo que hemos pagado en total al arrendador 1. Por último, en la casilla 721 se mostrará la cantidad exacta que podemos deducir por alquilar nuestra vivienda habitual.

Análisis comparativo de las desgravaciones regionales para alquiler de vivienda

La Comunidad de Madrid lidera en España la deducción por alquiler para jóvenes, llegando a los 1.000 euros, una cantidad significativamente mayor que la ofrecida por otras comunidades autónomas.

Para una comparativa, la Comunidad Valenciana ofrece 550 euros y Castilla-La Mancha 450 euros. Sin embargo, en municipios poco poblados de Castilla-La Mancha, la deducción puede alcanzar los 612 euros.

Por otro lado, en la Región de Murcia y Aragón no existen beneficios fiscales autonómicos para aquellos que viven de alquiler, o en su defecto, solo están disponibles en casos puntuales relacionados con operaciones específicas de dación en pago.

Puntos fundamentales de la exención fiscal temporal para arriendo de residencia principal

Según explicación de la Agencia Tributaria, a partir del 1 de enero de 2015 se eliminó la posibilidad de deducir por alquiler de la vivienda habitual a nivel estatal. Sin embargo, se estableció un régimen transitorio que permite aún acceder a esta ayuda siempre que se cumplan ciertos requisitos:

- El importe pagado por el alquiler.

- Los gastos y tributos que el arrendador traslade al inquilino.

¿En qué se diferencian los gran tenedores y pequeños propietarios en relación a la ley de vivienda?

De acuerdo a la ley, solo el titular del contrato de alquiler tiene derecho a la deducción estatal. En este sentido, la persona que no figure como titular del contrato, aunque pague el alquiler, no podrá acceder a dicha deducción.

Es posible deducir el alquiler en la declaración de impuestos

La deducción por alquiler en la declaración de la renta se divide en dos partes: una estatal y otra comunitaria, aplicables en todo el país excepto en País Vasco y Navarra. Cada región tiene condiciones específicas en cuanto a esta ventaja fiscal.

Anteriormente, hasta el año 2015, la deducción estatal por alquiler era universal, es decir, todas las personas que vivían de alquiler podían beneficiarse de ella en su declaración del IRPF. Sin embargo, desde ese ejercicio, esta ventaja se ha vuelto transitoria, por lo que ya no aplica a todos por igual.

En la próxima declaración de la renta del año 2022, solo podrán desgravar en la parte estatal aquellos alquileres firmados antes del 1 de enero de 2015 o cuya ampliación se haya realizado antes de esa fecha. Es decir, si llevas viviendo en la misma casa como inquilino desde antes del 2015, podrás seguir deduciendo por la vivienda como lo venías haciendo, incluso si en lugar de prorrogar tu contrato antiguo, has firmado uno nuevo.

Artículos relacionados